miércoles, 20 de abril de 2016

Manada

Ocupo este medio para decirles cuanto los amo y cuanto los extraño.

¡¡No les parece sorprendente la forma en que han cambiado nuestras vidas!!

Hoy a 45 días de los sucesos que nos revolcaron en este mar de incertidumbre, recuerdo con frio en mi corazón las tardes que pasamos juntos. Las noches en que desde mi cueva escuchaba sus carcajadas. Las mañanas en que despertaba y parecía un campo minado la sala.

Los extraño!! Los extraño a todos tanto.

Quisiera escucharles tantas cosas, saber cómo es que han vivido estos 45 días cada uno de ustedes, qué han sentido, qué han pensado, cómo se sienten hoy día.

Quisiera platicarles tantas cosas que no les he dicho, lo que he sentido, lo que he pensado, lo que lejos de ustedes he vivido. Lo que planeo para poder volver a encontrarlos.

Ocupo este medio para decirles que hoy me duele mi corazón por las circunstancias, por no poder escuchar las risas de Tatsú y su amado Mugen. Por no poder ver los dibujos de Ova, mi Mangaca favorito y escuchar sus interminables historias propias y observadas, por no poder sobar los piecitos de Guray, eterno Guardián del tesoro y escuchar sus amenas charlas.

Los extraño a todos y a cada uno juntos y separados. Los pienso al ver el viento que no veo y escuchar las fuertes pisadas de las hormigas que no escucho.
Los extraño cuando siento el frío helado que recorre mi piel bajo los rayos violentos del sol, cuando bebo la tierra que no puedo tragarme, cuando mastico los pedazos de agua que entre mis dientes se salen.

Los extraño cuando despierto y los veo a todos en el silencio y la lejana aurora. Cuando de noche intento dormir y me pregunto cómo es que estarán ahora. Los extraño cuando me cobijo alrededor de una fogata y ruego a Mi Diosa Madre que no permita que la tristeza se cuele en sus espaldas.

Los Extraño a todos y cada uno  si de pronto me río a carcajadas, cuando me tropiezo con un perro fiel, cuando mi cuerpo seco con la toalla. Los extraño cuando he de calentarme con la ducha helada. Cuando tomo un café o escucho música o me asomo por la ventana.

Sí, los amo, los extraño y los pienso. Sueño despierta con el momento en que por fin estemos juntos saboreando un triunfo y riéndonos de todo lo que de momento hoy no entendemos.

Los amo, los extraño, los pienso y pido a Mi Diosa Madre los cubra y los proteja, los guíe y les diga en su oído que ustedes son mi fortaleza.

Ayer… a oscuras me preguntaba cual es en realidad la lección a aprender en este difícil camino, me preguntaba por qué teníamos que separarnos para  “avanzar”… lucho amados!! Lucho de verdad por no desesperarme, por no enloquecer y llorar hasta ahorcarme. Lucho porque no comprendo nada y no quiero perder la fe de que todo esto tiene una dulce miel guardada.

Me preguntaba ayer acerca de MI lección, de MIS preguntas precisas, de MI camino pedregoso. Cuando de pronto aparecieron cada uno de ustedes.

Intenté ver el 6 de Marzo a través de los ojos de Tatsú…  a través de los ojos de Mugen… a través de los ojos de Ova… a través de los ojos de Guray…

Intenté ver no solo el 6 de Marzo, sino el 7, el 8, el 9 y todos y cada uno de los 45 días que hemos vivido desde entonces, en los lugares que ustedes han estado, con las personas y situaciones que cada uno ha enfrentado.

No pude evitar que una lágrima saliera de mis ojos.

Amados:  Aunque intente no puedo imaginar lo que ustedes han vivido. No puedo aunque quisiera arrancarles ni medio gramo de dolor, ni medio milímetro de sufrimiento ni mucho menos regalarles toneladas de Mar hecho olvido…  ¡¡No puedo!!!

Y es que ayer caí en la cuenta que hoy por hoy cada uno de nosotros tiene que librar su propia batalla, tiene que mirar desde sus propios ojos, levantarse sobre sus dos pies y caminar firme cada uno de sus pasos.

Yo no soy nadie para darles o quitarles lo que ustedes solos necesitan y pueden obtener. No soy nadie para pensar por ustedes u organizar o evitarles tal o cual cosa. No soy nadie como para verlos débiles o incapaces, pequeños o frágiles. No soy nadie como para sentirme necesaria e indispensable en sus vidas.

Hoy por hoy cada uno está donde debe de estar y cada uno está buscando y usando sus propios recursos para salir adelante y ayer al intentar mirar a través de sus ojos me di cuenta de lo grandiosos que ustedes son.
Me di cuenta de lo afortunada que soy al contar con un hermano tan valiente capaz de enfrentar a quien sea por amor.
Me di cuenta de lo afortunada que soy al contar con una hermana Dragón capaz de brindarse a los demás a través de un servicio callado.
Me di cuenta de lo afortunada que soy al ser mamá de un escritor que lentamente y en silencio se sana escondido las heridas.
Me di cuenta de lo afortunada que soy al ser mamá y amiga de un muchacho eternamente noble capaz de dar la vida cada minuto por su familia.
Me di cuenta de lo afortunada que soy al tenerlos a ustedes como mi refugio, mi fortaleza… mi familia.


Ocupo hoy este medio para decirles cuanto los amo, cuanto los amo y cuanto los extraño.
Pero no dejaré de mencionar que además creo en ustedes… creo en nosotros juntos o separados.


Galhamar Ryg

No hay comentarios:

Publicar un comentario