miércoles, 27 de enero de 2016

De vuelta

Hola Brujis!!

A veces quisiera decirte tantas cosas… pero no sé desde qué persona tendría que hablarte, desde la solitaria que pide ayuda, desde la prudente que escucha y consuela, desde tu mejor amiga que alienta y motiva, desde la cruel y tirana serpiente que devora. No sé exactamente cuál de todas podría salir…

Brujis me siento inmensamente feliz por haber vuelto a la escuela,  no imaginas la maravillosa sensación que fue para mí volver a pisar un salón de clases. Estando ahí olvidé de momento que en apariencia se me dieron las cosas con el objetivo de echar raíces en una empresa que hoy por hoy confía en mí, olvidé que al estudiar doy un ejemplo a mis cachorros de superación y disciplina, constancia y sobre todo de que todo lo que se desea con el alma se puede alcanzar; olvidé que a futuro este “estudio” va a darme ganancias en la cuestión monetaria y que promete en consecuencia una vida más relajada y tranquila. Olvidé todo esto que es sumamente importante y cierto, pero lo olvidé porque estaba en un momento de total y absoluto disfrute de encontrarme nuevamente en el papel de estudiante, porque en algún momento de mi vida me convencí que esto no era más para mí,  me convencí y me resigné a morir en esta vida sin haber conseguido un título profesional, me resigné a dejar que las cosas “sucedieran” sin sentirme frustrada y poca cosa por eso. Y hoy de nuevo la vida me da un regalo. El regalo de decirme GALHA VAS A LOGRAR LO QUE SOÑASTE ALGUNA VEZ. ¡¡Carajo!! No cualquiera puede decirse esto. Me siento afortunada.

También he de decirte que otra sorpresa que ha llegado a mi vida es el hecho de poder vivir en armonía con mi hermano. El que creí perdido, el que alguna vez se apartó de mi camino. Hoy vive conmigo y lo hacemos bien. Compartimos gastos, actividades, compromisos. Estamos trabajando hombro con hombro para salir adelante, él con la nueva familia que construye y yo con mis cachorros…

Ese par de locos que a cada momento me arranca carcajadas, ilusiones. Con la novedad de que está decidido que el 2do se irá a vivir a Japón. Hace apenas unos días me lo dijo, su plan está perfectamente diseñado en su mente, tal como lo están sus historietas y escritos. No dudó ni un instante acerca de su proyecto de vida. Fue tan determinante su decisión y su seguridad de lograrlo que me espantó.  Sentí temor de sentirlo lejos de casa, lejos de mí. Sentí temor de no volver a verlo. Sentí temor de verlo crecer tanto… Fue como si al escucharlo mi mente y mi corazón comprendiera que tengo que disfrutarlo intensamente porque pronto se irá a perseguir sus sueños. Me llena de alegría verlo tan seguro y también el haber tenido esta sensación al escucharlo, es una de esas cosas que bien se sabe que van a pasar con seguridad.

Anoche tuve que hablar con el 3er cachorro y rememorarle el día en que su padre le dijo que lo ama por sobre todas las cosas y a pesar de todas la circunstancias, mismas que con él han sido delicadas desde siempre. Una vez más lo vi convertirse en un pequeño cachorrito.  Lo vi hacerse pequeñito ante mis ojos, un pequeñito que aunque no entiende muchas cosas, tiene un corazón enorme para amar y permitirse ser amado.  Lo tuve en mis brazos, lo consolé y traté de comprender qué era lo que estaba sintiendo y pensando. Y aunque sé que no lo logré del todo, sí sé que de mi corazón viajó hacía el suyo lo que tanto necesita. Un regalo más para esta Loba loca que no tiene descanso.

Quiero platicarte Brujita que en mi nuevo grupo de terapia me he sentido tranquila y arropada, cosa que me hacía tanta falta desde tiempo atrás. En la oficina me siento como pez en el agua, en casa por igual, en todos lados en realidad. Todo marcha bien…

Más por las noches, en la oscuridad de mi mente, en la soledad de mi corazón algo terrible se despierta y me tiene jodida.

Mi cuerpo me lastima, me agrede. Siento una terrible desesperación que no he logrado aplacar a solas. Me duele el voltear hacia un lado de la cama y percibir el frío vacío que me acompaña. Me lastima el no poder hablar con todas sus letras lo que en estos últimos 2 meses he sentido. Y es que hasta a mí llegó a hartarme la sensación de tristeza y dolor tan intensos. Me cansó el sentirme desesperada y no poder comprender lo que estaba sucediendo.
Hoy miro esos días y me parece como si estuviera cocinándome mi Diosa Madre.  Me imagino atada a un palo dando vueltas lentamente, sintiendo un dolor insoportable y sin poder hacer absolutamente nada. Así me imagino. Me veo sin poder decir una palabra porque perdí la confianza en la gente que me rodea. Odio de pronto tener los sentidos tan alerta y darme cuenta de las intenciones escondidas detrás de las sonrisas que aparentan. El saber que tratándose de algunas personas “todo lo que diga puede y será usado en mi contra” Odio en ocasiones el no poder confiar lo mínimo porque el hecho de compartir no significa siempre que estés esperando una respuesta HAS ESTO, NO HAGAS AQUELLO, DEJA DE PENSAR DE ESTA FORMA… Me cansé de escuchar que estoy equivocada en lo que percibe mi intuición escondida porque las apariencias dicen cosas diferentes.  Me duele el tener que justificar mis actos con lo único que tengo para decidir cabalmente: Mi intuición.
Y duele no porque mi intuición sea poca cosa para mí, sino porque lo es para algunos cuantos.  

Todo lo que sentí mientras estaba atada se quedo guardado en mí. Todo el llanto, los gritos desesperados, la incomprensión, las dudas, el dolor. Todo lo guardé tan perfectamente amada Brujis que ni a ti te lo pude decir.  Mientras me observo atada intento descubrir qué fue lo que  me lastimó tanto. Por un lado el no poder tener en mis manos a quien tanto amo.  No poder verlo bailar y escucharlo cantar. No poder amanecer en sus brazos y no dormir por tenerlo pegado a mí. Me dolió el hecho de que lo que yo quería tuvo que quedarse a un lado porque era más importante sanar, encontrar y recuperar los caminos… Sí, me dolió mi egoísmo pero eso pasó a segundo término cuando empecé a investigar en mis adentros ¿Estás segura de lo que estás viendo? ¿No escuchas a todos los demás que te dicen que estás equivocada? ¿Dónde has desbordado tu amor y tu alegría?  Abrirme de nuevo el pecho y tragar a pedazos mis propias viseras para encontrar y descubrir realmente lo que hay en mi interior: ¿Dependencia? ¿Amor? ¿Soledad? ¿Lujuria? ¿Qué diablos es lo que me ata?  Este proceso fue lo verdaderamente tormentoso. ¡¡¡Qué difícil es escucharte cuando todos gritan!!! ¡¡¡Qué difícil y duro es enfrentarte con lo que sientes cuando insisten en que no deberías sentirlo!!!  ¡¡¡Qué duro es callar la voz de la mente enloquecida de reclamos y escuchar fielmente la voz del alma en cambio!!!

Y más tormento aún cuando me di cuenta que en ese terrible lugar no cabía nadie más que yo. No había un oído que percibiera mis alaridos. No había una voz que me explicara lo que estaba sucediéndome, no había una compañía o una mano que me hiciera sentir acompañada en el proceso. No culpo ni reclamo a nadie este hecho. Entiendo que era únicamente para mí. Entiendo que nadie tiene la obligación de acompañarme ni de explicarme nada. Entiendo que las prioridades las elegimos cada uno en libertad. Lo entiendo, pero me dolió. Me dolió sentirme tan endemoniadamente sola y abandonada por quienes yo aseguraba no me abandonarían jamás y bajo ninguna circunstancia. Me dolió ver claramente el rechazo hacia mí y hacia lo que yo amo. Me dolió verme silenciada de la manera más estúpida y por los motivos más idiotas. Me dolió ver como lo que yo creía era confianza se transformó en recelo infundado.
Me dolió ver que esos estúpidos motivos fueron los que provocaron el abandono, el rechazo y finalmente la indiferencia. Sí!! Dolió hasta los huesos y lo tuve que tragar y digerir también a solas junto con todo lo demás que me tragué.

Hoy me duele mi cuerpo completo y sé que es una manifestación de tanta tortura mental. De tantas emociones escondidas, de tanto darme cuenta, una vez más, que este camino es personal, que es solamente para mí, que la gente viene y va, que los vínculos nacen y mueren. Me duele mi cuerpo porque ha estado expuesto a una tensión exagerada y una tristeza verdaderamente descomunal.

Poco a poco todo va alineándose nuevamente. Poco a poco el frío va cediendo y mi comprensión aclarándose. Hoy puedo ver que todos esos días de dolor fueron perfectamente necesarios para que me diera cuenta de que, lo que vale y lo que en verdad importa es lo que hay en mi interior. Que el amor que me habita es inmenso. Que el proceso que curso es exclusivamente mío y tengo el derecho de tomar decisiones, sin calificarlas. Tengo el derecho de sentir todo lo que sea necesario y de no comprender nada que mi mente no pueda. Hoy puedo ver que esta cocción era necesariamente lenta, en solitario y dolorosa, tenía que ser así para poder abrazarme de tal forma que renovara la promesa que ya me había hecho anteriormente: GALHA NO VOY A VOLVER A ABANDONARTE JAMÁS.  Porque al final final se fueron todos, pero me quedé yo. Y no me hice pequeña, ni menosprecié mi llanto, ni el dolor, ni las dudas, ni las asimilaciones. Así como tampoco menosprecié mi intuición, ni la voz de mi alma, ni lo que deseo o necesito.  Me acepté ahí como estaba, atada, quemándome, cocinándome, desesperada…

Bruja… Brujita mía!! Amada Galhamar Ryg!!!  Te escribo de todo esto porque eres el único ser en quien hoy confío plenamente. Te escribo y te platico con tranquilidad qué fue lo que nos sucedió.  Y una vez más Bruja… Brujita mía… Amada Galhamar Ryg… renuevo mi promesa para ti y principalmente hoy te escribo para felicitarte por todo lo que lograste, por todo lo que pudiste resistir, por todo lo que aún te queda por crear y por vivir.

Bonita: Te Amo. Te amo Galhamar Ryg.






Galhamar Ryg


Imagen: Galhamar Ryg 

No hay comentarios:

Publicar un comentario