miércoles, 23 de diciembre de 2015

Mi Navidad

En la soledad me encuentro. En el silencio de la casa, en la oscuridad de mi habitación.  Donde no hay más miradas que las de mi alma y corazón. Donde no hay más voz que la de mi interior, donde no hay más ganas que las que se me dan a mí. Ahí, en ese momento y ese lugar, ahí  me encuentro conmigo.

Y  me encanta, porque me escucho, me río de mis locuras, acaricio y les doy voz a mis serpientes. Les doy atole con el dedo y dejo que imaginen todo lo que harán cuando las desate y las deje salir. Me doy el permiso de llorar cuanto se me antoja, fuerte o quedito. Luego río a carcajadas de todo lo que hago y soy. Bailo desnuda y brinco sobre mi cama, me acaricio el cuerpo, me doy masajes con aceites dulces, cepillo mi cabello.
Escribo si se me da la gana y canto con toda la potencia de mi voz. Sueño despierta, duermo a mis anchas, como lo que haya, me baño o no.

Me hago muchas preguntas,  me salgo un rato de mí y observo. Observo mi comportamiento, mis pensamientos, lo que  me agrede y me pregunto el por qué sucede así, me explico amablemente lo que necesito comprender y no  me castigo ni critico, tan solo  me explico y me digo que pasará, que todo cambiará de color en algún momento y  por supuesto me invito a disfrutar
PRECIOSA GALHA!! DISFRUTALO!!! DISFRUTA EL DOLOR Y LA TRISTEZA SI LLEGAN, DISFRUTA LA RISA Y LAS MIRADAS, EL AROMA DE TU CABELLO Y EL CANSANCIO DE TU ESPALDA, DISFRUTA A LOS QUE ESTÁN Y A LOS QUE SE HAN  IDO, ABSOLUTAMENTE TODO LO QUE ESTÁ HOY NO SABES SI ESTÉ MAÑANA, DISFRUTALO, SABOREA, DESMENUZA TODO.

Me desahogo, grito si lo necesito, reclamo al viento, entrego a Mi Madre lo que tengo. Me doy el permiso de enojarme y repasar a detalle cada situación o circunstancia que provocó el coraje o el dolor, me escucho atentamente, dejo que salga y brote la ira, la que tengo que esconder para no herir a la gente, la monstruosa Perra Rabiosa que a menudo amordazo y ato con todas mis fuerzas, a solas la dejo salir, la dejo ladrar y cuando termina la abrazo… YA PASÓ CHIQUITA, SE HA IDO, NO EXISTE MÁS.
Me envuelvo en mis miserias, acaricio mis defectos, los acepto como míos y los dejo sueltos. Me pregunto en cuál de todos ellos debo enfocar la atención, cuales estoy dispuesta a modifica y cuales quiero conservar aún. Me doy la oportunidad de ser una Mujer. Sin calificación, sin nombre, sin un plan, tan solo ser Mujer. Ser yo.

Del mismo modo abro la caja de recuerdos. Los dulces, los tiernos, los que llenan de calor a mi alma y a mi pecho dan aliento. Los repaso como filmes, los disfruto y saboreo. Atesoro en mi vientre las palabras, las caricias, las miradas, las personas que han estado y las que no van a volver jamás. Me despido o saludo según el encuentro.

Analizo mis vínculos, los que he creado, los que debo recuperar y los que debo terminar. Ya  no me preocupa lo que se pueda pensar, si soy buena o mala, desconsiderada, malagradecida o la mejor de las hermanas. Me importa un carajo si se piensa que soy aislada o que mis locuras se interponen siempre en las palabras. Me deshago de los vínculos que no me nutren y  trabajo en fortalecer los que me dan espacio para ser.  Los que me dan la oportunidad de amar y sentirme amada. Los que no esperan que yo resuelva la vida del otro ni se empeñan en decirme cómo debo comportarme. Esos vínculos en  los que te puedes sentir tan a gusto como cuando se está en soledad.

Y aunque el cotidiano me diga que no tengo más que miserias y lamentos,  en la marcha del ritual me entero que es mucho lo que hay en estas manos para dar. Me doy cuenta que la extrema sensibilidad con la que nací es un regalo y no un castigo. Me entero que además de defectos tengo virtudes y también son bastantes, los reconozco y me regodeo en la  exquisita sensación que me dice que esta soy y que es grandioso pasar el tiempo conmigo.  En la marcha de mi ritual en solitario me felicito por lo que he logrado, por lo que me he atrevido a hacer y lo que me he limitado, me doy permiso de intentarlo una vez más y de tener miedo de no lograrlo.

 Les hablo y escucho a todas las que me habitan, a la pequeña Nena, a la Linda adolescente, a la Loba ardiente, a la Mujer prudente, a la Perra Psicópata, a la Llorona miedosa, a la Tierna Paranoica… las reconozco, las acepto, las amo.
Y renuevo mis promesas:
AMADA GALHA: TE PROMETO AMARTE Y RESPETARTE TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA, CUIDARTE INCLUSO DE MI PROPIA LOCURA Y ENFERMEDAD, ESCUCHARTE Y DARTE VOZ, NO MENOSPRECIAR LO QUE DICTE TU CEREBRO O CORAZÓN. TE PROMETO NO SOLTARME DE TU MANO Y SER PACIENTE AL RITMO EN QUE DESEES AVANZAR CON RAZÓN O NO. TE AMO GALHA HERMOSA!!! TE AMO MI GRANDIOSO CORAZÓN!!!

¿Qué por qué pasaré esta Navidad yo sola? Jajajajaj tengo una cita con mi Gran Amor.
Me espera un encuentro con el amor de mi vida, con la Loba que YoSoY



Galhamar Ryg


Imagen: http://www.portadas.biz/view/28850/pintura-mujer-ojos-cerrados.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario