martes, 10 de noviembre de 2015

MilagroS

No intentaré tocar el tiempo ni perseguir al sol
No está en mis manos fabricar las melodías ni cantar una ilusión

Si pudiera mostrar lo que ve mi corazón… él ve un sol estacionado en medio de un cielo azul. Mi corazón ve un arcoíris por sonrisa y un océano infinito donde hay piel. Mi corazón, este loco necio y enfermo corazón, ve un Lobo aullándole a la Luna, llamándola, suplicando su fulgor.

En medio de esta oscuridad donde no puedo palpar nada. Aquí bien adentro de esta soledad donde lo único que puedo percibir es el latido de mi corazón. Aquí de pronto me siento aterrada porque escucho las voces que me advierten que el camino está siendo  peligroso. Aquí de pronto me siento endemoniadamente sola porque las manos, los pasos que me acompañaban uno a uno se han alejado de mi andar.

Lo sé, lo entiendo, lo lamento tanto… Sé que no puedo ni si quiera pedir a nadie que me acompañe en el camino. Que confíe en el idiotizado juicio que aseguran todos debo tener. No puedo pedir a nadie que crea en lo que creo yo sin tener un gramo de razón. Y es que de pronto todo pierde el sentido… Sé que nadie tiene la obligación de aceptar aquello que cegada acepto yo, ni tienen por qué dar peso a mis palabras cuando lo que consta es contrario y todo parece un error… Pero duele, duele sentir este maldito remolino donde no cabe nadie más, duele esta sensación de total ausencia de confianza de lo que YOSOY.

Porque quien duda de lo que veo, duda también de mi corazón. Quien no cree en lo que yo escucho, duda también de mi razón. Quien no acepta lo que yo amo, no acepta tampoco lo que yo soy.

Y sí que estoy a oscuras y sí que en soledad. Porque yo no tengo nada en mis torpes manos, no tengo pruebas ni fundamentos, ni papeles o decretos, yo no tengo nada que no sea lo que siente mi cegado corazón, yo no tengo nada que no sean las patas a toda prisa con las que se mueve mi intuición, yo no tengo nada que no sea fe, esperanza y amor.
Yo no tengo nada que no sea un puñado de palabras torpes entre lágrimas, dolor y desesperación.  

Si acaso tengo el recuerdo de lo que  antes fui. Tengo el recuerdo cruel clavado en mi cabeza y en cada poro de mi piel. Tan solo necesitaba una Luz, una palabra de confianza, una mano que se aferrara a la mía y no me dejara morir. Tengo el recuerdo del aturdimiento al despertar, del frío maldito que te abraza los huesos y te hace temblar hasta llorar. Tengo el recuerdo de las sombras que te aterran y no te permiten moverte más. El recuerdo del deseo desesperante de querer y no poder parar.
El recuerdo de la maldita necesidad de escuchar esas palabras de cualquier otro ser: YO CREO EN TI                Tengo el recuerdo de haberlo perdido todo y de saber que nadie daba un peso por mi palabra o por mí…


Si hoy miro atrás, si hoy vuelvo la vista a ese pasado puedo decir con las manos llenas de realidad que los milagros existen… que yo volví a nacer.

Y es justo eso lo único que tengo ahora.

En medio de esta oscuridad donde no puedo palpar nada. Aquí bien adentro de esta soledad donde lo único que puedo percibir es el latido de mi corazón… Aquí me aferro a lo único que estoy segura tiene vida: Mi Fe, Mi Esperanza… Mi Amor
Aquí me aferro con garras y colmillos a ese aullido, a esa Luna, a ese tenue Fulgor.
Aquí me aferro a lo que sé que existe aunque solo puedo verlo yo.
Aquí… no perderé la fe ni dejaré de creer en el milagro que hay en ti, en el milagro que hay en Mí.     En el Milagro que YOSOY

Galhamar Ryg


Imagen: http://hau.media/arte/creativas-obras-de-bodypaint-que-brillan-en-la-oscuridad/

No hay comentarios:

Publicar un comentario