sábado, 5 de septiembre de 2015

Mi Bonita

Hola!!
No sé cómo expresar mi sentir. Creo que no podría hacerlo del todo ni aún escribiendo.
Me duelen tus lágrimas. Me duele tu dolor. Siento en mis huesos tus temores y arrancaría todos mis  cabellos si con eso pudiera arrancarte el terror.    Quisiera sacar tus ojos de donde están y prestarte por un rato los míos. Dejarte por un día mis ojos y también mi corazón, sé que con ello podrías mirarte tan hermosa como te veo yo y podrías amarte con la intensidad que te amo yo. Sé que mi amor no te es suficiente y quizás ni si quiera sea de mucho valor. Sin embargo sí estoy segura de que si pudieras observar la belleza que veo en ti, quedarías totalmente convencida de que la guerra por años ha sido inútil.
Tu fortaleza me sorprende, tienes  la capacidad de resolver cualquier clase de problema y bajo cualquier circunstancia. No temes salir a media noche y enfrentar lo que sea con tal de no dejar morir sola a una amiga.  No temes hablar fuerte a quien por años ha pasado sobre ti, siempre que intenta pasar por sobre tu pequeña hija/hermana.  No dudas ni un poquito en alzar esos brazos y ponerte en guardia si acaso hay que defenderme a mí.
Ni te da miedo tampoco llevar sobre tus espaldas una empresa, resolver asuntos pendientes, solucionar necesidades de tus clientes. O sentar a una familia completa para aclarar y solucionar un problema.  Tienes  la capacidad de una mujer hecha y derecha para resolver cualquier clase de problema.

Y de pronto te muestras ante mí, como también eres: Completamente pequeña y vulnerable.
¿Te imaginas lo que sería la vida sin esa vulnerabilidad?
¿Te imaginas  lo aburridas que estaríamos sin tener un reto diario que enfrentar?
¿Te imaginas lo pedantes y odiosas que nos mostraríamos al mundo si nos creyéramos perfectas?
Alguna vez me dijeron que el valiente no es aquel que carece de miedo sino aquel que se atreve a enfrentarlo.
Y tú y yo tenemos que enfrentar unos cuantos terrores que día a día nos agobian y asfixian.
La lista de terrores la conocemos a la perfección y no es mi intención en este momento retomarla, lo que  necesito decirte es que mi mano está para ti, cuantas veces desees tomarla. Necesito decirte que puedo sentir lo que te duele y pido por ti. Necesito que sepas que si bien no puedo resolverte  la vida, sí estaré a tu lado para apoyarte en lo que sea que decidas, para acompañarte en el andar, para defenderte de quien intentara hacerte daño, para llorar contigo y fumar como dragonas, para reír a carcajadas y tomar 2 millones de cafés calientes. Necesito que sepas que eres una de las personas más importantes de mi vida y todo aquello que hemos compartido lo atesoro como lo que es: Una bendición y un regalo que Mi Diosa Madre me dio. No estás sola en las batallas, ni en la guerra, ni en el sufrimiento o el dolor, ni en la felicidad y la alegría.
No dudo de ti ni por un instante y sé que todos los terrores que te abordan serán vencidos por tu fortaleza sin importar la de veces que los hayas de enfrentar.

 Hoy escuché algo que  me llevó a tu corazón de inmediato: NO CREAS EN TI, CREE EN MÍ QUE YO TE PROMETO QUE ESTARÉ CREYENDO EN TI Y CON ESO PODRÁS LOGRARLO.

Engañemos a nuestras mentes BuBo.
Creé en mí que yo estaré creyendo en ti. Creo en ti porque sé que tú estarás creyendo en mí y estoy segura que tu amor y fortaleza me enriquecen y te prometo que lo que hay en mi corazón también ha de servirte de algo a ti.

Te amo con mi corazón.

Galhamar Ryg


Imagen: Caron Anouck

No hay comentarios:

Publicar un comentario