miércoles, 9 de septiembre de 2015

Algo así...

Intento describir, busco la manera más honesta de decir lo que siento y vivo, busco transmitir mi emoción, el nudo que me haces en el vientre, el volcán que explotas en mi corazón…

Escucho a Enjambre ENVIDIA DE ESOS CUERPOS QUE INHALAN DESALIENTO QUE TÚ EXHALAS Y AL TOPARTE NO ADMIRAN LA MÁS GRANDE MARAVILLA. Pienso en tu sonrisa, en esa que te delata cuando estás gozando, gozando de mi cuerpo.  Cierro los ojos y aspiro profundamente, tu aroma se me derrama desde adentro… percibo perfectamente en mi boca tu aliento.

ME GUSTA TU PIEL… ESCUCHA ESTA CANCIÓN… ¿TE GUSTÓ LO QUE TE REGALÉ?
Se me enredan de repente tus palabras en la mente y no puedo evitar sentir de nueva esa sensación.

¿Cuál sensación? La que me regalan tus uñas clavadas en mi espalda.
La que entra por mis oídos cuando dices TE AMO mientras como yegua me cabalgas.
Esa sensación que me transforma toda en flujo mientras tu lengua cual serpiente me conoce y a mis rincones hace tuyos.
Esa sensación que  se te enreda entre los dedos cuando mis cabellos jalas y me muestras tu deseo entre murmullos.
Esa Mi Amor… la sensación que bien sabes me provoca tu barba cuando recorres mi cadera y tus dientes me los clavas…

Pero tengo que volver a donde estoy, olvidar por un instante tus caricias y ser la que soy hoy.
Vuelvo a lo mío, al trabajo, a los números, al estrés. Intento que nada en mí me delate, ni mi sonrisa, ni mi aroma, ni mi forma de vestir. Mas algo interno se apodera, me lame las ideas, me regala un recuerdo más.

¿Cuál recuerdo? Ese Mi Amor, en el que estamos a oscuras y solos los dos.
El recuerdo de tus ojos tiernos, entreabiertos, llenos de fuego y pasión.
Ese del momento en que lentamente me despojas de la blusa y dejas mis senos a tu disposición.
El recuerdo de ese instante en que tus labios se me acercan y me besas con devoción.
Ese en el que de golpe separas mis piernas y te pierdes en mis muslos como si no tuvieras otra opción.
El recuerdo maravilloso Mi Vida en que te acercas a mi corazón, en que me miras a los ojos, en que acaricias mi cabello, en que con un beso suave me regalas tanto amor…
El momento en que me enciendes y me dejas ser esa Loba que yo soy. Y siento suavecitos tus dedos en mi cadera mientras silenciosamente me invitas a demostrarte cuanto te deseo yo…

¡¡¡Heeyy tú!!! Tranquila… estás humedeciéndote otra vez… Aaaahhhh!!! Mientras más te pruebo más te quiero tener. De pronto temo perderme y cual adicta aferrarme a lo que llevas en tu ser. A tu risa y carcajadas, a tu llanto reprimido y tu mirada, a tus manos y caricias, a tu cuerpo y sus delicias, a tu cabello y latidos, a tus rincones y besitos… Temo volverme más loca y sentir que la mente se me pierde entre tu boca, temo olvidar que mis pies deben quedar sujetos en la tierra aunque de tu mano y en tu lengua me  lleves de un gemido a las estrellas.

Temo olvidar que soy un ser humano porque tus caricias me hacen sentir bella, diosa, exquisita, Loba en celo, Estrella en el cielo, Volcán despertando, Arcoíris brillando…
Temo perderme en la locura de mi vientre que se abre y te necesita, que te espera y recibe, que te disfruta y tiembla, que entre tu fiereza se me pierde, que te conoce y te da la bienvenida.

¡¡¡¡Te suplico Galha!!!! ¡¡¡Respira lento por favor!!! De verdad intento contenerme, ocultarte, esconderte entre mis piernas, sujetarte entre mis senos, no recordarte a cada momento…


Y ya estoy de nuevo en ti, entre tus brazos, en esos que me arrullaste y me hiciste dormir.
Y aunque lucho en mi mente vuelvo a perderme entre tus ojos y tus letras me apasionan, menean mi cintura, de mi pecho sale más y más locura. El veneno tuyo me vuelve a derretir, la promesa de encontrarte nuevamente me permite latir, mi ser completo grita en silencio tu nombre y desespera por ti…
Estás en mí… y sin saber por qué, lloro en mi rincón y te acaricio y en tu oído desde mi pecho te lo repito: TE AMO MI AMOR



Despacito aterrizo, de golpe no puedo yo…
LA MÁS GRANDE MARAVILLA dice la canción y estas sencillas palabras me llevan a mi lugar favorito, de nuevo me llevan a buscar tu corazón…

Galhamar Ryg


Imagen: Los dos testigos
Dora Alis

No hay comentarios:

Publicar un comentario