viernes, 7 de agosto de 2015

Feliz!!!

Tengo una característica. No quiero perder el tiempo en analizar si es una virtud o un defecto. No quiero atormentarme pensando si es un error o un acierto y además no sé si eso sea útil… no lo creo.
Sin embargo esta característica me habita. Si intento verla como una mujer, diré que tiene algo de sorda. Por más que le digan NO TE CONVIENE, NO LO HAGAS, EL RESULTADO SERÁ ESTE… ella no escucha o quizás no sea sorda sino más bien, inquisitiva. Porque no se conforma con lo que le muestren, ella lo quiere averiguar por sí misma.  Quiere oler, saborear, palpar, mirar, andar el camino y descubrir el resultado, no le basta con que “alguien” se lo diga.

Quizás no sea sorda, ni inquisitiva, tal vez sea más bien soberbia y piense para sus adentros ESO NO ME VA A PASAR A MÍ. O a lo mejor es sumamente rebelde e ingobernable y se susurre MIENTRAS MÁS ME DIGAS QUE NO, MÁS LO HARÉ.
Tal vez no sea una sola mujer sino varias serpientes las que se alocan y arman el teatro de la sordera, la curiosidad, la soberbia y la ingobernabilidad.
Y es que no se conforma ésta loca con que le digan lo que va a pasar, ni con las sentencias catastróficas que puedan mostrarle, no se conforma con la opinión de una persona o el juicio de la otra (por más importantes que le sean estas personas) Le hace falta un poco de inteligencia como para experimentar en cabeza ajena.

Ella quiere hacerlo, verlo, vivirlo!!! Quiere al fin de cuentas eso VIVIR SU PROPIA EXPERIENCIA. Prefiere llegar a decir TENÍAS RAZÓN, MALDITA SEA!!! Quizás con llanto y harto arrepentimiento por  la desobediencia, a sentir la frustración de quedarse con  la duda de los hechos no realizados. Y peor aún, quedarse con las ganas de disfrutar el recorrido de la experiencia en cuestión.

Es necia y aferrada… aasshh!! Soy necia y aferrada quiero hacerlo y nada ni  nadie me lo va a sacar de la cabeza. Quiero sentir, disfrutar, perderme en el encuentro. Tengo ganas de dar, de darme… Dar el amor que me habita en una canción, en un poema, en una flor.  Tengo hartas ganas de sentir mi piel chinita de emoción al saborear un beso cálido, tierno y mágico… 
Tengo esta euforia que me pide que no pare, que permita a mi corazón desbocarse y amar, amar y amar hasta que reviente…
Tengo mi mente enloquecida y aferrada a quererlo saborear despacio, con letras, con música, con pintura, con paletas. 
Mi estómago vuelto remolino por una mirada que me llama a gritos silenciosos y me susurra tiernamente que me adora.
Tengo el cuerpo hecho fuego, deseoso, ansioso, sensible en el extremo.

Qué más da lo que sea que me digan o lo que se piense de mi enloquecida forma de sentir…
Qué más da si el resultado es mi llorar una vez más… vale la pena si ese es el precio que tengo que pagar por vivir lo que a hora estoy viviendo…

Qué más da lo que sea que me habita, por ahora ya no quiero analizar más, por ahora estoy viviéndolo, disfrutándolo y me siento ...  Feliz!!!!!!

Galhamar Ryg


Imagen: Raymond Leech ¿¿??

No hay comentarios:

Publicar un comentario