miércoles, 24 de junio de 2015

¿Seguro?

Si he de esconder mis anhelos
O callar en mi garganta los “Te quiero”
Si he de morder por ti mis labios
Lo haré sin pesar en cada abrazo

Si tengo que fingir que no te miro
Y guardar en mi pecho los suspiros
Si no hay más remedio que esconderlo
Lo haré en mis noches saboreando tus recuerdos

Acepto pues el camino pedregoso
El que me obliga a pensar en ti sin más reposo
Acepto pues el lado frío de mi cama
Ese en el que faltan tú y tu mirada

¿O es que debo negarme el cielo de tus brazos?
¿La sed por mí en tus ojos y tus manos?
¿Debo despreciar el bálsamo de tus besos?
¿La saciedad que da a mi espíritu nuestro encuentro?

¡¡¡Ay de mí que no me importa si es que pierdo!!!
¡¡¡Loca, loba, desquiciada, desesperada te deseo!!!
¡¡¡Ay de mí que no se amar quedito ni en silencio!!!
Se me asoman por los poros mis secretos

Lo que diera yo por ser normal como cualquiera
Que  me digan dónde diablos se consigue la prudencia
Lo que diera yo por ser domada y estar muerta
No sentir que eres tan mío aunque te mientas

¡¡Venga entonces lo que venga que he de saborearlo!!
Lentamente, sutil, bonito o en pedazos
¡¡Venga entonces lo que sea que no pienso perderlo!!
Gozaré  tu cuerpo, tus labios, tus rincones, tus abrazos

Más a solas no podré esconder lo que provocas
Ni el gemido, el alarido ni mis aullidos de Loba
Más a solas Vida Mía, te prometo serás mío…
Mi deber es advertirte que mi llave ha dado un giro


Y ahora soy yo quien te pide que lo pienses
No vengas luego a acusarme que caíste entre mis redes
Medítalo bien, que si entras en mi ser Amado Mío
Tal vez seas tú quien quede sin remedio a mis pies enloquecido

Galhamar Ryg


Imagen: Los amantes
Leonid Afremov

No hay comentarios:

Publicar un comentario