lunes, 1 de junio de 2015

Mi Mejor Amiga

Amo a mis amigas. Las amo con todo mi corazón, al punto que si las veo llorar me duele el alma  y muchas veces lloro con ellas. Las amo al punto de decirles siempre que se ven hermosas puesto que yo las veo hermosas, si lloran, si se carcajean, si se enojan, si recién se levantan o si llegan corriendo a la cita.

Las amo al punto de que busco protegerlas a veces de más, otras veces de mí misma y mi orgullo perfeccionista, de las arpías que las rodean y de los “malos” hombres con los que se topan… a veces…

 Las amo al punto de sentirme dichosa cuando las veo bailar, cuando leo lo que escriben, cuando sé que tocan su violín, cuando las veo superar su marca personal en la carrera, cuando las veo publicando su artículo en la web, cuando las escucho hablar de lo difícil que es ser mujer y cómo van logrando superar los obstáculos que se les presentan.

Me emociono con ellas si se enamoran y siento cosquillas en la panza si me entero de que “el cuñado” les llamó. Por supuesto que los odio profundamente (a los cuñados) si me las lastiman o las agreden, si no las entienden o si me las abandonan.  Lloró de felicidad si las veo bailando embelesadas el día de su boda y pido por su felicidad si inician una nueva relación.

Las motivo, TÚ PUEDES MUJER… NO TE RINDAS… NO TEMAS… YO CREO EN TI… ERES HERMOSA… OJALÁ TE VIERAS COMO TE VEO YO… NO ESTÁS SOLA… VA A DOLER HERMANA PERO TE ACOMPAÑERÉ EN EL CAMINO… NO DEJES DE CREAR… SUEÑO CON EL DÍA DE  ESCUCHARTE CON ESE VIOLÍN… RELAJATE BELLA, SÉ FELIZ.

Las consuelo si están tristes, busco opciones con ellas, no puedo permitir que se vayan de mi lado sintiéndose mal ¿YA TE SIENTES MÁS TRANQUILA?  Me ha sido muy difícil no abrazarlas mientras lloran, sé que si lo hago cortaré su emoción y dejarán de hablar y sacar lo que están sintiendo, pero una vez que lo han logrado las abrazo…  Me desgarra ver a esas mujeres de pronto convertirse en pequeñas niñas desamparadas, abandonas y llenas de miedo, me duele el estómago al mirar cómo les duele y les aterra ver una realidad que ha estado escondida por años y sin embargo no puedo hacer absolutamente nada para evitarles el dolor, por el contrario, las he acompañado en el proceso en que lo enfrentan, lo ven de cerca y lo sanan.  Si puedo seco sus lágrimas, de menos tomo sus manos.

Me he sentido bendecida por tener la oportunidad de mirarlas crecer y transformarse, por poder ser testigo de su renacer, de su florecer, del cómo van cambiando de forma de pensar y cómo cosas que antes les atemorizaban, hoy día les son tan fácil de manejar. 

Abiertamente les digo TE AMO, no me importa quién me escuche decirlo o si se piensa que soy lesbiana o estupideces de ese tipo.
Las AMO  como si fueran mis pequeñas hijitas, como si fueran mis pequeñas hermanas, como si fueran el sustituto de mi madre, como si fueran yo misma hace 10 años. Las amo hoy como si no hubiera un mañana y me sé fuerte, muuuuuy fuerte para acompañarlas, para abrazarlas, para resistir su llanto y sus gritos, para resistir sus  malos humores y carcajearme con ellas. Me sé fuerte como para sostenerlas si sienten caerse y como para detenerme y sentarme al lado de ellas si desean descansar en el camino.

Algo así es el amor que siento por mis amigas… Y esa es la mayor bendición de todas, la capacidad que tengo de sentir esto. No recuerdo alguna vez en mi vida haber querido “poquito” a alguien. Siempre ha sido muuuuuy fuerte e intenso mi sentir. He aprendido que muchas cosas no puedo hacer por los demás y que definitivamente habrá momentos en los que deba quedarme callada y hacerme a un lado.  Sí he modificado las formas de expresar mi sentir pero la esencia no ha cambiado. Ese sí es amor, lo sé, lo siento y me hace feliz.



Y me lleva a cuestionarme ¿por qué no soy MI mejor amiga? ¿Cómo es que sí tengo la crueldad como para decirme a mí “estúpida” o “gorda” o “buena para nada”? Si no haría eso jamás con mis amigas. ¿Por qué busco constantemente mis defectos y me saboteo mentalmente? ¿Por qué me río cuando alguien me lastima y me digo “TÚ TE LO BUSCASTE POR IDIOTA”? ¿Por qué a mí me reprimo y no me permito llorar o expresar abiertamente mis emociones? ¿Por qué me niego la oportunidad de sentirme una gran escritora diciéndome que talento lo puede tener cualquier otro menos yo? ¿Por qué no me cuido y no me protejo de los patanes, de las arpías, de las mentiras, del veneno de la gente tóxica que se me acerca?

¿Por qué a mí me impido pintar porque me siento ridícula al hacerlo?
Y di por olvidado el aprender a tocar el piano
Me advertí que ni sueñe con patinar de nuevo
Me dije que tejer no es buena idea y ni soñar en lograr escribir un libro…

Me he saboteado muchas veces y sí también agredido mis emociones, mis pensamientos, mi cuerpo… De verdad no lo haría con mis amigas porque las amo y me urge dejar de ser cruel conmigo. 

Merezco amarme así tal cual soy, con todas mis locuras y mi mente de teflón. Con mis garabatos y pinceles endurecidos. Merezco motivarme, convencerme, aplaudirme, acompañarme y defenderme. Merezco comprometerme conmigo a acompañarme en el camino, no para castrarme e insultarme, sino para decirme que soy hermosa, que soy fuerte, para darme el permiso de descansar si me siento agotada. Merezco tener una Gran Amiga que me pregunte qué quiero y no me deje dormir intranquila, que me consuele y me permita expresarme como se me dé la gana.    Merezco sentir que alguien cree en mí, no en un 20% o que medio crea, noooo!!! Necesito sentir que alguien cree en mí en tooodo, al máximo, todo el tiempo. Que me motive y me aviente a actuar a pesar del terror que me cause hacerlo.
Merezco tener una amiga que me convenza de lo valiosa que soy y que sí llegará un gran amor. Necesito mirarme a mí misma como veo a mis amigas y como ellas me ven a mí. Amarme tanto como las amo a ellas, amarme tanto como me aman ellas a mí…

Lo merezco, lo necesito ... Quiero ser Mi Mejor Amiga

Galhamar Ryg


Imagen: Iris Scott

No hay comentarios:

Publicar un comentario