martes, 9 de junio de 2015

Humedad

Me quedé con las ganas de desabotonar esa camisa
De besarte en la boca y no marcharme con prisa
Me quedé con las ganas de saborear esos dedos
Los que usaste para acariciar mi rostro y tocarme dulce y tierno

Me aleje corriendo sin voltear atrás la vista
Intentando ocultarte y olvidar que moría por tu saliva
Cerré mis ojos fuertemente cuando por fin te marchaste
¡¡Sal de mi mente, mis deseos y mi carne!!

Lo que pasa es que …

Me he quedado con las ganas de escuchar más de tu boca
De saber lo que te duele, lo que piensas y provoca
Me he quedado con las ganas de tocarte y desbordarte
Con el fuego en mi fogata que dejaste listo y esperándote

No me basta con pensarte y esconder de otros caricias
Me has dejado con las ganas de escucharlo en tu sonrisa
No me basta ya imaginarte en mi cintura como fiera
Te necesito, te deseo ¡¡Ven por mí!! Que soy tu presa

Procura que al volver tus helados se me impregnen
No dejes que resbale ni derrita, úntalos en mí como aceite
Quiero que sea tu lengua quien acicale mis secretos
Evita la tortura de marcharte con deseos

Tendrás entonces que seguir escribiendo
Imaginando, soñando, anhelando ser mi dueño
No te queda más que seguir ilusionado
Sin saber que he estado quieta y por ti sigo esperando

Porque me dejaste con las ganas de sentir que me amas
Y que esa fresca flor es el cobijo de mi alma
Me dejaste con las ganas de sentirte aquí en mi pecho
De dormir y despertar en tus brazos… aunque sea en los mismos sueños




Los brasas lentamente se apagaron…
Un suspiro se ha quedado, cientos más se han largado…
De nuevo vuelve mi respiración a su nivel perfecto
Te he sentido, te deseado, te he hecho mío…
Quédate así… aquí… callado… en secreto.

Galhamar Ryg


Imagen: Cris Ortega ¿¿??

No hay comentarios:

Publicar un comentario