lunes, 11 de mayo de 2015

“TÚ A LO TUYO QUERIDA GALHA… NO PIERDAS TU OBJETIVO”

Es que a mí se me hace más fácil ordenar la vida de mis amigas. Ellas vienen a mí y me platican sus problemas, lo que les pasa, lo que sienten, si se pelearon con el novio, marido o lo que tengan.  Yo las escucho pacientemente y analizo toooodos los ángulos del problema… de SU problema y tengo una solución para todas. Puedo dar ideas, sugerencias, incluso innovar juegos estilo terapias. Si ellas siguen mis consejos tal y como yo se los digo seguro se arreglaran. Porque yo soy muy buena para dar consejos y tengo muy buena visión para resolverlos.
 Además tengo muuuuuy buen ojo para ver cuando están tomando malas decisiones y sobre todo para saber a dónde van llegar con ellas, es como si yo tuviera una bolita de cristal donde puedo ver qué le va a pasar a ellas con lo que van a hacer. No me gusta decirles TE LO DIJE porque sé que sienten feo y las amo, pero en el fondo de mi ser, ahí donde se esconde mi descomunal ego, se disfruta muuuucho decir TE LO DIJE. Por supuesto que lo difícil es esperar a que ellas me pregunten mi opinión, aunque a veces aunque no me la pregunten yo se las digo, es mi deber de amiga no??? :P

Por supuesto que también me requeté encanta enterarme de cómo es que mis compañeros llevan a cabo su recuperación, si llevan a cabo o no las terapias y sugerencias, me gusta escucharlos y analizar quien va bien y quien va mal. Si dicen mucho y hacen poco, si viven más o menos bien pero no leen nada, o si se les ve en la cara su deshonestidad. Me gusta no solo enterarme de SU recuperación sino además decirles cómo deben recuperarse y comentarlo con otros, me refiero a que me gusta decirle a Pepito lo que Juanito hizo o dejó de hacer en torno a su recuperación.  ¡¡¡Cuánto placer causa hacer eso con una tercera persona!! Solo hay que encontrar a la adecuada claro está, para que esa tercera persona se ponga de mi lado y estemos de acuerdo las dos en que el otro está mal. Igualmente procuro hacerles saber a tiempo en qué están mal para que lo corrijan rápidamente y no se vayan a beber porque eso sí que me dolería mucho, por lo tanto les digo oportunamente qué deben leer, qué deben hacer, si andan bajos en oración o en aceptación o en lo que sea para que le echen ganas, corrijan y sigan su camino en orden  :P

Lo mismo me sucede con mis hermanos o con mis compañeros de trabajo, o en la calle con la gente que veo en el micro o en el metro, si leo lo que otra persona escribe o si escucho lo que otra persona siente, piensa o hace. En resumen me encanta estar viendo la vida de los demás e ignorar la mía.

Y no es que sea metiche nooooooo!!!! Lo que pasa es que me es más sencillo.
Es más fácil detectar los problemas que mis amigas tienen con sus parejas que analizarme honestamente a mí misma y descubrir por qué yo no puedo tener una relación duradera con un hombre.
Es más fácil detectar los defectos, traumas, carencias, incoherencias, necedades etc. de ellas o de sus parejas que los míos y de mis ex parejas. Es más cómodo además sentarme en el sillón que acusa, que juzga, que señala y califica porque la silla del acusado, es más pequeña y me incomoda, porque en esa silla mis hermosísimas nalgas se estropean y siento algo así como unas agujas que me pican si acaso se me ocurre fijarme en mis defectos, en mis carencias e incapacidades y tengo la osadía de juzgarme, calificarme y acusarme a mí misma. Por lo mismo no me gusta hablar de mí, pero sí de los demás. No me gusta exhibir mis pensamientos porque seguro harán escarnio de ellos así como lo hago yo con el pensamiento, las emociones y las acciones de los demás.

Me gusta fijarme en la falta de honestidad de mis compañeros, en lo poco que leen y se preparan, en lo cerquita que están de beber y tirar todo por la borda, me es más cómodo y más sencillo fijarme en la recuperación de la enfermedad del que tengo en frente porque mi enfermedad es monstruosa, despiadada y cruel.
Las raíces de mi enfermedad están tan profundas y además son tan dolorosas que prefiero no mirarlas ni hablar de ellas, ni comentarlas con nadie. Ni mucho menos escribirlas y que cualquier persona pueda verlas porque me llenan de vergüenza sin mencionar que unA siempre debe hablar de las cosas lindas y transmitir emociones bellas y hacer poemitas románticos… románticos eeehhhh!! Nada de erotismo ni cachondería, porque ¿a quién le va a gustar leer a una mujer loca, alcohólica, cachonda y egocéntrica?
¿Cómo para qué juzgar mi vida si la de los demás está más interesante y cómoda de ver?
¿Qué sentido tiene sentarme a escribir sobre temas que lastiman si puedo unirme al club de los optimistas y fingir que no pasa nada?
¿Para qué hablar de mi soledad, de mis carencias, de mi alcoholismo, de mis defectos si puedo ponerme observar a los de afuera y juzgarlos tranquilamente?

¿Para qué escribir de mi enfermedad? Total yo ya pagué el precio que hay que pagar para volver a la luz, allá otras que se las arreglen como puedan. ¿Qué necesidad tengo yo de exhibirme y que otras se identifiquen con mi locura?

¡¡¡Caramba!!! Debo estar muy tronada. Porque al final final decidí tomar el camino más estrecho y dejar de ver a los otros para verme a mí. Decidí enfrentar el dolor, la angustia, la tristeza, la realidad, MI REALIDAD y tomar decisiones congruentes por vez primera para dirigir yo mi historia y dejar de ser el títere que fui del destino y de la gente.

Decidí no solo enfrentarme sino también exhibirme con el objeto de sanar y además con el objeto de llegar a otra u otro que esté sufriendo. Los hilos de la vida se tejen de maneras extrañas y en el lugar menos pensado encontramos ayuda, así como en el lugar menos pensado podemos extender nuestra mano y ayudar. Yo no soy expositora de nada, ni psicóloga, ni doctora, ni nada que se le parezca Yo soy Galhamar Ryg y soy alcohólica y lo  único que tengo es mi experiencia, mi fortaleza y mi esperanza para compartirla con quien decida entrar a Mi Lugar Secreto.   Ojalá sirva de algo, ojalá pase lo que pase yo me mantenga bien pendiente de mí y sobre todo no olvidar las palabras que se me dijeron:

“TÚ A LO TUYO QUERIDA GALHA… NO PIERDAS TU OBJETIVO” 

Galhamar Ryg


Imagen: Gil Elvgren

2 comentarios:

  1. ¡Hola! ¡Galha!
    Con sinceridad te diré que hay que tener mucho CORAJE para hablar de los Demonios que nos persiguen y para luchar contra ellos... El proceso de descubrirse a un@ mism@ es uno de los viajes con más valor que uno puede emprender... ¡Te lo digo yo! ¡Que también he emprendido el mío! Aunque por motivos diferentes... Sea como sea... ¡No pierdas tu objetivo! ;)
    ¡Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campanilla!!!!! Muchas gracias por tu comentario y por darte el tiempo de leer y compartir. Besos amiga <3

      Eliminar