martes, 28 de abril de 2015

Engáñate

Pídele a la noche que se lleve mi presencia
Que te arranque de las manos mis caricias
Que de golpe te arrebate mis delicias
Que te duerma lentamente y sientas que me olvidas

Pídele a la Luna que te arrulle y te cobije
Ruega que mis besos de tu alma desdibuje
Que mis ojos en sus huecos se consuman y derritan
Que mis mares no te hundan y mi fuego no te funda

Pido de rodillas a tu Dios que te proteja
Que tus gritos no te dejen sordo y te envuelvan en cadenas
Pido que tu alma no se pierda entre las redes
Esas delgadas e invisibles que te tejes cuando mientes

Pídele a tus sábanas las yemas de mis dedos
Y al ducharte imagina que soy yo quien enreda tu cabello
Grita al sol que por tu nombre me penetre
Pide ser la lluvia que me empape y en mis piernas se me enrede

Llora en madrugadas frías, tibias o calientes
Muere de mañana al cielo gris, a mis deleites
Gime fuerte Amado Mío, pero sin gritos
Siente todo intenso pero en silencio y  bien quedito

Cuídate que no se enteren esta vez que sí me amaste
Que en silencio me escribías y cuantas veces me cantaste
Cuídate Mi Cielo que no sepan que aún me amas
Esto no acabó y lo sabes… Volverás tal vez mañana

Y es que ¿qué poder tienes tú para arrancarme?
Ni con tiempo, ni distancias has podido superarme
Y es que ¿qué poder tienes tú Mi Vida para odiarme?
Si en tu pecho vivo y en mi vientre siempre ardes

No me queda más remedio que llamarte entre mis venas
Seguir tejiéndote el camino para que de pronto vuelvas
No me queda más remedio Vida Mía que esperarte
Una y otra y otra vez… qué más da, al cabo que yo igual
No podré jamás olvidarte

Galhamar Ryg


Imagen: God Speed
Edmundo Blair

3 comentarios: