viernes, 20 de marzo de 2015

No creo que puedas

Si me creo todas tus mentiras
Tendré que besarte de nuevo a escondidas
No habrá más remedio que perderme en tu sonrisa
Y fingir que no te miro aunque por dentro me derrita

Si terminas de convencerme de lo que “sientes”
Probablemente termine atrapada entre tus redes
Impedirás que vuele sola como siempre
Y sentiré estúpidamente que sí me perteneces

Si sigo escuchando de tu boca los “Me Encantas”
Terminaré mostrándote al desnudo el  alma
Caminaré un camino que por tanto tiempo he evitado
Y tiraré migajas para saber por donde no he pasado

Si vuelves a tocarme de esa forma
Si vuelves a decirme que me añoras
Si escribes tiernamente que me sueñas
Me perderé en tu danza loca sin cadenas

Quizás… solo quizás deberías creer tú mismo lo que dices
Mientras yo recuerdo a solas tus deslices
Tal vez… solo tal vez tendrías que cerrar ya tus oídos
Y evitar mirar mis ojos aún cautivos

No sé cómo diablo se te explica
Que mi sangre hierve mucho más que tu saliva
No podré frenar tu fuego con mentiras
Aunque tú no puedas encender el mío ni con caricias

No sé cómo hacer para que veas
Que lo mío no es amor para un cualquiera
Necesitas estar hecho de mi barro
Para no cegarte ante mi luz cuando te muestre lo que valgo

Miedo deberías tener al acercarte
Cautela es necesaria si es que acaso quieres abordarme
Las mentiras tuyas y de otros me las sé ya de memoria
Ya no soy esa cachorra que ante cualquier lobo se desmorona

Porque prefiero dos mil veces desangrarme a mitad del desierto
Morir seca, sola, deshecha y sin aliento
Prefiero dos mil veces dormir, despertar, comer y andar sola
Que servirte a ti y a otros como buitres de alimento

Y si acaso luego de esto aún insistes
Si acaso decides quedarte y sin fin persistes
Si acaso crees que vale la pena ganar esta batalla
Y como fiera te me aferras sin dejar que yo vaya

Tengo obligación Amigo Mío de advertirte
No soy terreno frágil al que puedas adherirte
Aprenderás a mi lado que el amor real existe
Y podrás disfrutar de las mieles que una vez tú prometiste

Necesito que comprendas que soy más de lo que miras
Que entiendas que en mi cuerpo tus manos se perderían
Sin embargo si logras conquistar a mi Loba dormida
Sabrás que valió la pena cada “No” y cada despedida

Galhamar Ryg


Imagen: Blanca Nieves y los siete enanos
John Dickson Battenn

No hay comentarios:

Publicar un comentario