miércoles, 18 de marzo de 2015

La nueva Yo =)

Es que a mí me enseñaron que el amor sí es eterno. El amor de “verdad”. Me enseñaron que una mujer debe “guardarse” limpia y pura para el hombre que la escoja a una como la madre de sus hijos. Me dijeron que las familias “funcionales” son aquellas donde existe un papá y una mamá que se aman por sobre todas las cosas y de ese graaaan amor nacen los hijitos bonitos que encarnan el amor de mamá y papá.  Por supuesto no hay final, ese lo decide dios, una no tiene la opción de elegir si irse o no porque él es el hombre que fue destinado para una.   


Me enseñaron que las mujeres son pilares de la familia y que cualquier cosa puede derrumbarse menos ellas. Las mamás buenas, me dijeron, son aquellas que no duermen, sino hasta que ya están todos en cama, que no comen sino hasta que todos han terminado de hacerlo, que no descansan sino hasta que esté todo limpio, organizado y en orden.  Que son amorosas y defienden a sus hijos como fieras, que aman y cuidan a sus maridos porque saben que se deben a ellos y a sus crías.

Me enseñaron que una buena mujer sabe cómo retener a su hombre al lado.  Que en la guerra y en el amor todo se vale y que puedes y debes hacer lo que sea para que la relación funcione “hasta que las muerte los separe” Espera, ¿dijeron LO QUE SEA?  Sí, L-O  Q-U-E  S-E-A
Si fracasa un matrimonio es culpa de los dos porque un matrimonio es de ser parejo, pero lógicamente tiene más responsabilidad la mujer si acaso se fracasa, ya que seguramente sucedió que ella no supo retenerlo y además hay por ahí afuera de casa muchas “malas mujeres” que se les meten a los buenos maridos hasta por los ojos… dicen.

Lógicamente una buena mujer también es aquella, me han dicho, que es buena amiga, la que recibe a todos con una enorme sonrisa y es buena anfitriona. Su casa es centro de atracción porque cualquier persona que llega a ella se siente recibido con gusto y como en casa. La mujer buena amiga es capaz de escuchar, tolerar, consolar, aconsejar y organizar la vida de cualquiera que tenga un problema y acuda a ella pidiendo ayuda. Siempre está lista para servir, como los scouts :P No importa si está cansada o fastidiada…. ¿qué estoy diciendo? Las mujeres buenas no se cansan ni se fastidian nunca de nadie ni de nada. Están hechas algo así como de un material extraterrestre que es resistente a la adversidad, al dolor, a las tragedias, a los quehaceres infinitos del hogar, material extraterrestre capaz de amar y amar y amar y amar y amar y no parar jamás de amar y amar y amar a tooodo el mundo.


En el transcurso de mi niñez recibí todos estos mensajes de muchas formas, con ejemplos de vida, platicando, como lecciones a no olvidar jamás, con regaños, escuchando cómo hablaban de las malas mujeres entre las buenas mujeres etc.
No sé exactamente cómo y en qué momento me guardé todo esto. Yo no soy nadie para decir si está bien o mal, si están equivocadas o no porque de que hay mujeres con estas características, las hay, las admiro y respeto. Mi punto es que yo no pude encajar en todo esto.

Yo me la he pasado buscando ese amor eterno con maaaaaaaaassss de un hombre. He intentado tener una relación duradera, para toda la vida, de esas que dicen que existen, de esas que he visto que existen, pero a mí nada más no se me da.  He iniciado una y otra vez con la misma imagen en mi cabeza y con el mismo deseo en el corazón ESTA VEZ SÍ ELEGÍ BIEN, ESTA VEZ NO TERMINARÁ, ESTE SÍ ES EL BUENO….

¿El bueno como para qué? Me ha dolido mucho cada rompimiento y aunque de algunos he salido viva porque de plano hierba mala nunca muere, de cualquier forma me he llevado en todas mi buena dosis de frustración, terror a ser abandonada, depresión, tristeza, sensación de no haber sido suficiente mujer para lograr mantener vivo el vínculo.  Pero sobre todo me voy con una enorme duda siempre ¿DE VERDAD EXISTIRÁ ESE AMOR QUE ME DIJERON?

Me ha costado mucho trabajo encajar en el molde de PILAR DE LA FAMILIA, nooooooo, ese me queda bien grande. Soy un reverendo desastre, mi casa pocas veces está limpia y ordenada. Si tengo sueño me duermo aunque mis hijos estén despiertos, como con ellos pocas veces, los mando a prepararse su cena y confieso que muchas veces me compro algo a escondidas para no invitarles (papitas, coquita, chocolates, galletas mmmmm) sí los defiendo como fiera si me los tocan, pero también debo aceptar que si hay alguien en esta tierra que los ha dañado, esa he sido yo con mi alcoholismo, muchas veces me valía gorro si comían o si ya estaban dormidos o si veían o escuchaban cosas que no debían ver ni escuchar los niños. Yo me perdí en el alcohol y ellos son testigos de ello, no puedo engañarlos ni decir que los defiendo hasta la muerte ¿y de mí quien los defendió? Nadie, en realidad no sé cómo hicieron para perdonarme y volver a confiar en mí. ¡¡Te imaginas lo pesado que es ser una madre alcohólica!! Lo pesado me refiero a la enorme culpa que se siente por no poder aunque se quiera, ser lo que una debe ser.

Yo no he sabido retener a un hombre conmigo.  Yo más bien parezco de esas “malas mujeres” que se les disque meten por los ojos jajajajajajaj Tengo mucho pegue con los hombres casados, es divertido observar todo lo que hacen y escuchar todo lo que inventan para “conquistar”. Es muy curioso como todos a la vez tienen unos problemas enormes con sus mujeres y si no es así, tienen la mente muy amplia como para saber que tooodos somos libres de usar nuestros gloriosos cuerpos como se nos dé la gana y que no tiene nada de malo hacerlo. Hay los que solo quieren ser mis amigos (jajajajajajajajajajaj dicen) pero se la pasan echándole semillitas al costal ya que saben que tarde o temprano este se llenará.  Los que piensan que es un desperdicio que una mujer como yo esté sola y que debo aprovechar mi edad… con ellos claro!!  Los que son más francos y de plano dicen MIRA NENA ME ENCANTAS, SI TIENES SEXO CONMIGO PUEDO AYUDARTE ($$$$$$$) y cuando les menciono la palabra PROSTITUCIÓN se ofenden jajajajajaj hay de todo.  A lo que voy es que a mí no me ha llegado uno que me diga GALHA VALES TANTO PARA MÍ QUE QUISIERA ESTAR MIS DÍAS CONTIGO, QUIERO PERDER EL TIEMPO A TU LADO, QUIERO ACOMPAÑARTE EN TUS PROCESOS, QUIERO ESCUCHAR TUS PROBLEMAS Y APOYARTE PARA QUE LOS RESUELVAS, QUIERO PLATICARTE LOS MÍOS Y QUE ME ACOMPAÑES EN MI DIARIO VIVIR, QUIERO DISFRUTAR CONTIGO DE UN CAFÉ CALIENTE Y DE UN HELADO NAPOLITANO, QUIERO QUE BAILEMOS Y VEAMOS PELÍCULAS Y TRABAJEMOS JUNTOS EN NUESTRO CRECIMIENTO INDIVIDUAL… AAAHH SÍ, TAMBIÉN QUIERO HACER EL AMOR CONTIGO PORQUE NO TENGO QUE DARLE CUENTAS A NADIE, SOLO QUIERO ESTAR CONTIGO Y SOLO ESTOY PARA TI… De esos no me llegan… Y aunque es halagador que los casados lo hagan, es triste sentir que nadie ve tengo mucho más que dar.

Odio las visitas inesperadas. De hecho no me gusta tener visitas. Cuando va a estar alguien en mi casa necesito prepararme mentalmente para recibirlos. Igual disfruto mucho de la compañía pero un ratito y fuera de mi casa. Por lo general evito al máximo incluso con los más allegados, llevarlos.  El mío es un espacio de verdad intocable, soy sumamente envidiosa de él, si lo comparto será por poco tiempo y esperaré ansiosa el momento de encerrarme en mi recámara y estar a solas… Amo tanto esos momentos, cuando puedo abrir mi ventana y sentir que entra el aire, fumar mi cigarrito y tomar mi coquita helada, leer un rato o escribir o escuchar Les Luthiers, abrazar a mi Nena y acomodar mis almohadas. Ese momento es mío y lo cuido mucho, lo defiendo y lo peleo, no soy buena anfitriona.

Mis amig@s no sé qué pueden decir de mí, que me aman sí, que l@s amo también, pero no sé decirles mentiras. No sé darles el avión y aplaudir algo que l@s daña, no puedo fingir que estoy de acuerdo con las formas en que se rompen ell@s sol@s su cabeza. Intento mantenerme al margen y lucho hoy por hoy contra mi terrible obsesión de ser esa mujer que le resuelve la vida a todo el mundo. Yo no soy nadie para dar ni si quiera mi opinión si no me la han pedido. No soy quién para decir si el camino que eligieron es el correcto o no, yo debo respetarl@s, amarl@s y acompañarl@s, nada más. No tengo las respuestas a todas las preguntas y muchas veces ni si quiera estoy dispuesta a escucharl@s o verl@s.  

No soporto tantas cosas y me aterran otras tantas. Pero hoy he decidido tirar por la borda todo aquello que me dijeron de niña. Porque aunque no me ha funcionado y no he logrado alcanzarlo, me causa problema, me causa conflicto salir con alguien o tener sexo porque sí. Me causa conflicto rechazar una invitación o que me pidan que sea en mi casa la reunión, me causa culpa no ser la que debo en casa y me preocupa estar incompleta sin el hombre que ha de cubrirme los días de mieloso amor. Nooooooo, no quiero nada de esto…

Quiero construir yo a mi mujer ideal. A la mujer buena que quiero ser yo o ser la mala que se me dé la gana. Quiero tomar las decisiones basada no en lo que debo ser, sino en lo que anhelo tocar, sentir, disfrutar, saborear. Quiero ser yo la que teja las historias y desteja las que no funcionen o no sirvan. Quiero ser yo quien diga si tal o cual cosa está correcta o incorrecta. No quiero dañar a nadie, solo quiero dejar de cargar a todo el mundo.  Quiero desnudarme de mentiras y gozar de un encuentro así dure media hora. Quiero abrazar a la soledad y explicarle a mi corazón que es maravillosa. Quiero aventar lejos las zapatillas de la madre ejemplar y ponerme los zapatos que están justo a mi medida. Quiero tener la suficiente humildad como para reconocer que esta soy yo, sin culpas y sin remordimientos. Quiero saber que si te has quedado en mi vida es porque te agrada como soy y no que te vayas porque no logré ser lo que debería… Ya no quiero saber si me alcanza para satisfacer a alguien, solo quiero relajarme, disfrutar, vivir y tener lo suficiente como para dormir tranquila conmigo aunque esté sin ti.

Galhamar Ryg

Imagen: AnaDolu

Ana Sayfa

No hay comentarios:

Publicar un comentario