viernes, 6 de marzo de 2015

Frente al espejo

¡¡Tantas vueltas le  he dado a este encuentro!! Sin embargo tu llamado llega y lo hace fuerte. Estás inquieta, exaltada, sé que has esperado sentada y paciente tu turno pero ya estás desesperada. Perdona Bonita mi tardanza, sabes que era más urgente atender a Nena ¿verdad?

El cabello largo te ha traído a mí de vuelta. 17 años lo recorté cada mes para no mirarte. Debo confesar que tu imagen en el espejo me era muy dolorosa… Recuerdo lo feliz que te sentiste cuando por fin dejaste de ser esclava del cepillo de tu madre, cuando por fin podías tú decidir cómo peinarte, no fue casualidad que decidieras dejarlo suelto todo el tiempo, odiamos todaaaasss esas trenzas y cuanto lloraban nuestros ojos por la fuerza con que estaban sujetas.  El aventar el cepillo significaba el primer acto de libertad.

Desde Nena la meta era precisa: Maestra. ¿Había algo más hermoso que tener la posibilidad de educar un ser humano? No  para ti… y ¿qué tal si mejor Maestra de Maestras? Así podré abarcar más, no educaré a un ser humano, sino a las personas encargadas de educar seres humanos.  De mientras me preparo en la escuela, en los scouts, donde se pueda.
Amo estudiar y sé que soy buena para enseñar, he descubierto recientemente que desde los 12 años he empleado “métodos didácticos” y no sabía qué era eso, nacía de mí, nací para enseñar lo sé.

Me inquietan tantas cosas, quisiera saber más y preguntar, pero no sé a quién, si lo hablo con mamá seguro va a sospechar y menos me va a dejar salir, mis amigas saben poco o igual que yo… nada en sí. ¡¡¡Cómo se puede sentir taaan bien si me toco!!! Si siento esto yo sola ¿cómo será estar con alguien en una relación de verdad? Quisiera preguntar, quisiera hacerlo, probar mmmmm pero ni modo, tendré que esperar, él es muy lindo y me ama y dice que no lo haremos hasta casarnos… aaahh quisiera que me toque más y me ame menos.  Pero sé que estoy mal, infinidad de veces me han repetido que los instintos se despiertan por la boca, que los besos son los que alborotan los instintos, dicen que el sexo se debe hacer con amor y con el hombre con el que estarás toda tu vida, no debo tocarme, no puedo hacerlo con mi novio, debo estar loca o enferma de mi cabeza o ser muuuy mala porque yo deseo tocarme, deseo tocarlo, quisiera saber qué se siente,  besarlo me hace sentir más que placer, besarlo me hace desaparecer de la tierra y viajar con él a las estrellas.  Debo confesar este pecado, debo decirle al padre que me toco mucho y que estoy arrepentida de ello. Aunque si me arrepiento un día al otro vuelvo a hacerlo. ¡¡¡Dios perdóname, no me castigues tan fuerte por ser sucia!!!

He logrado exentar todas las materias, logré 10 absoluto en todo, supongo que ahora sí podré salir un poco más, 2 horas a la semana no me bastan para verlo, es muy poco tiempo  y no quiero inventar más mentiras, me siento nerviosa, por las mañanas vomito, además le echo ganas, cumplo en casa, en la escuela, soy responsable… ¿qué más hay que hacer para ser un poco libre? Tal parece que mi crecimiento le resulta incómodo… pero eso no puede ser, es mi madre, no puede incomodarse por eso ¿o sí? Me ha dicho mi tía que debo comprender que tiene miedo, quiere que sea una gran mujer, que estudie y que me supere pero no puedo hacer nada de lo que me gusta, no basta con estudiar, ni comprender, ni ayudar en casa con mis hermanos, no basta con ser responsable, absolutamente nada es suficiente, me ahoga, quiero salir de aquí, vivir, ser libre… no sé cuanto pueda resistir.

Tal parece que la única opción es huir… No hay manera, no quiero regirme bajo reglas incongruentes que ni ella misma comprende.  Lo mejor será seguir mi camino sola.
Deseo vivir sin dejar de estudiar, quiero crecer, ser Maestra y ejercer mi profesión, deseo conocer más sobre mí, sobre mi cuerpo, sobre los scouts. Creo que sí irme de casa es buena idea, puedo trabajar y estudiar a la vez. Lo voy a lograr.. ¡¡¡sé que puedo lograrlo!!!


Aaaaahhhhh No ha pasado un año que salí de casa y ahora llevo en mi vientre un bebé. En ningún momento he sentido que mi vida se arruinó, al contrario, estoy convencida de que si tengo este bebé a mi cargo es porque Dios confía en mí y sabe que haré lo mejor que pueda por entregarle cuentas de este hijo. ¡¡Cuánto dolor he sentido al ver de nuevo a mi madre y oírla decir “Me das pena… has arruinado tu vida”!! ¿Tiene razón? ¿Lo hice? ¿Ella sintió lo mismo al saber que yo venía?      No era este el plan, no quería casarme, no a esta edad, incluso quizás no con este hombre. No quería ser madre tan joven, no quería dejar de estudiar, no quería sentirme tan sola y tan confundida, amo a mi hijo pero no sé qué hacer con él. No sé cómo ser madre y me aterra.  Quisiera que mamá deje de castigarme por “vivir en pecado” extraño a mis hermanos, los necesito. Espero que con el maldito papel de matrimonio me permita entrar de nuevo a su casa y estar con ellos. Creo que mi esposo se ha aburrido, ya no es igual que al principio, no le gusta tocarme, será que estoy gordita ahora… Odio este cabello, se ve horrible…

Mirarte en el espejo Bonita me dolía mucho justamente porque no te permití hacer todo lo que soñabas. Me dolía profundamente porque de ser una chica encantadora y llena de ilusiones e inquietudes te llevé por un camino diferente que no conocías ni esperabas y que además no querías.  El mirarte en ese espejo con el cabello largo me reflejaba claramente tristeza, una tristeza enorme y tanta y tanta confusión,  soledad, incomprensión de las situaciones que te habían llevado hasta dónde estabas. No sabías si eras la responsable tú de lo que estaba pasando, tú y tus malas decisiones o las circunstancias familiares o la vida o la crueldad de un dios que finalmente estaba castigándote tanta rebeldía.
El mirarte en el espejo con ese cabello largo, rizado, provocaba de nuevo el llanto y el vómito a diario. Necesitábamos dejar de mirar esa debilidad, ese sentirnos títere de mamá, de la tía, del esposo, presa del bebé y los suegros, siendo no una chica prometedora, sino una pobre tonta que había arruinado su vida y había echado todo a la basura, el mirarte con el cabello largo me recordaba el sinfín de comentarios que se hicieron entorno tuyo Y ENCIMA DE QUE SE EMBARAZA AHÍ VA A CASARSE LA TONTA…  ¿NO TE DA PENA MI’JITA TAN JOVEN Y YA CON UN CHAMAQUITO? ¡Y  AHORA QUÉ VA A SER DE ELLA!  QUÉ LASTIMA PROMETÍA MUCHO ESTA NIÑA Y AHORA… NADA MÁS FALTA QUE SE LLENE DE HIJOS

Creo que nadie más que tú sabe que en realidad ese bebé era la única señal de esperanza que tenías para seguir viviendo. Nadie sabe como yo lo sola y aterrorizada que te sentiste en esos momentos y ni si quiera tú o yo imaginamos todo lo que vendría más tarde como remolino.

Bonita: Hoy quiero decirte que Te amo y pedirte que me perdones por cortar mes tras mes tu cabello durante 17 años. No más. Porque hoy ya no eres una chica débil, ni estás sola, Hoy eres una Mujer Hermosa, Valiente, Guerrera, Amorosa de sus hijos, que ha tenido el valor de tenerlos y además de reconocerte alcohólica a pesar de lo vergonzoso que eso ha sido para tu sociedad cercana.  Hoy eres una Mujer que cada día sale a la vida dispuesta a guerrear con miedo sí, pero también con los colmillos y las garras afiladas. Hoy eres una Mujer que luce poco a poco el cabello más largo y cada rizo que hay en él es un rayo de sol que aún alumbra a quien ha decido estar cerca de ti. Este cabello tan hermoso que prometo Bonita no volver a cortar a menos que tú lo pidas, hoy podemos verlo juntas al espejo y decirnos que no es malo tocar nuestro cuerpo y que es delicioso y que ningún dios existe que nos castigue por ello. Hoy aunque no seas maestra de maestros, eres maestra de la vida y tu experiencia compartida y trascendida enseña mucho más que lo que pudiste haber dado en una escuela. Hoy al mirar nuestro cabello juntas podemos andar esta vida de la mano y compartir todas tus virtudes con la prudencia que yo he adquirido. Somos Una Bonita, Somos Una y estamos juntas. No más soledad ni vergüenza, sé que te sentiste muy avergonzada porque a los ojos de todo mundo cometiste errores garrafales, pero no fue así, todo lo que hiciste Bonita fue perfecto, hiciste siempre lo que creíste mejor y eso, tus decisiones son lo que nos han traído hasta aquí el día de hoy.

Por último Bonita Galha quiero decirte que no te abandonaré más y te permitiré jugar con tu cabello y con tu cuerpo, con tus expectativas y esperanzas, con tus deseos y tus proyectos, juega Bonita, pregunta, rebélate, ríete, canta, baila, tira los cepillos que la danza aún no acaba, soñemos y volemos juntas que el camino aún es largo y ya no andaremos más a oscuras.

Galhamar Ryg

Imagen: La Mujer del espejo
Henry Caro del Vaille


2 comentarios:

  1. Eres fabulosa...Me encanta la forma como nos llevas a la reflexión con tu original estilo,libre,sin tapujos,sin enmiendas..Felicidades hermanita...¡PRECIOSA tu prosa..!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Hermanita!!! Muchas gracias ya te extrañaba. Besos

    ResponderEliminar