martes, 10 de marzo de 2015

En guerra

Intento escribir algo coherente que esconda mis deseos de tenerle
Engaño un poquito a mi mente diciéndole que vendrá mañana aunque hoy no pueda verle
Me repito que eso de pedir favor es de dementes y nada que valga la pena se me dará fácilmente.

Canto, bailo, escribo, grito en mi interior y me derrumbo
Disimulo, sonrío, trabajo, finjo    ¡¡¡Con un carajo!!! 
¿Dónde venden pastillas que quiten los dolores del interno?
Necesito un analgésico o mejor un anestésico para mi insaciable locura
Traigan flores, música y canciones, risas, aventuras y poesía
Traigan siempre a mi cabeza fantasías que me es más fácil digerir lo que no existe que lo que se muestra franco, frío y con prisa

Es inútil… nada cuerdo puede salirme hoy de la boca
Nada lógico o con forma tiene vida entre mis dedos
Todo lo que pueda ver o pienso está lleno de veneno
Del veneno ese que probé de entre sus besos
El veneno que dejó inyectado en mi cerebro

Nada lindo puede salirme hoy porque hoy soy histeria
Mi pecho se oprime y fuertemente grita entre la herida
Y le echo alcohol y mertiolate suplicándole que esta vez no sangre
Intentando comprender los gritos y desaires, las llamadas y mensajes
Sé que todo lo que salga hoy de mí es porquería
Porque no puedo coordinar bien las ideas y darme paz o un poco de reposo
Solo quiero gritar, gritar fuerte y arrancarlo de algún modo

Solo quiero fumar y dormir y olvidar y empezar de nuevo el día
Esconderme entre las sabanas y no mirar más las sonrisas
Correr a la montaña y quedarme ahí dormida

Entrar en la ha habitación de los recuerdos… de sus recuerdos y romper todo
Desgarrar la foto enorme donde se encuentra sonriendo, arrancar de las paredes  sus caricias y sus bailes, los momentos de las noches entre fuego y las delicias
Arrancaré la puerta que lo aprisiona y dejaré abiertas las ventanas todo el tiempo
Necesito que el aire te lleve bien pero bien lejos y te haga comprender que no hay regreso

Tragaré  de un bocado tus palabras y vomitaré cada una de tus lanzas
Uno a uno tus colmillos sacaré de mis entrañas y tiraré al río tus garras despiadadas
Romperé los cristales que empañaste con tus danzas y la alfombra en fuego hará arder tus aromas

No puedo, no quiero y no soporto más el extrañarte, ni los reproches ni lo que supones
Debe haber aquí en mi casa una maldita pócima para olvidarte…
Lo sé… he de encontrarla, he de tragarla y devorarla, he de extraerte de mis sueños, de mis deseos y recuerdos
He de expulsarte cual demonio de mi templo y aceptar ¡¡¡con un carajo!!! Que nada de lo que dijiste era cierto

Galhamar Ryg



Imagen: ¿¿??

No hay comentarios:

Publicar un comentario