martes, 31 de marzo de 2015

Cansancio

Aún  me quedan las reservas
Deseos escondidos, fantasías muertas
Llanto silencioso, manos secas
Cuerpo ahogado, cama inmensa

Es que yo a nadie se lo dije
Que te extraño, que te espío
Que Te añoro, no te olvido
Que te sueño y sudo frio
Que vivir así es martirio

He escondido entre mi carne
Tus palabras, tus desaires
La violencia, los pesares
Las carencias, soledades

Mis uñas gotean sangre
Sangre que no puedo devorarme
Sed de verte, de abrazarte
Espejismo cruel que aún  me arde

Es que metí en una cajita
La sal y tu pimienta
Tu andar y la saliva
Tus ojos venenosos
Tus manos calientitas

¡¡Qué no daría por seguir viviendo de a mentiras!!
Duele hasta mi alma descubrir lo que vivía
El amor perfecto no es cruel, no te lastima
Y me aferré a tener de ti lo que perdía

Hoy, hoy me dueles y me gritas
Me retuerces y dominas
Me desgarras y aniquilas
Me golpeas y debilitas

Sigues queriendo engañarme
Que sin ti mi ser no vale
Que lo peor de mí es solo lo que queda
Que no valgo nada si es que estoy sin tu cadena

Dices que necesario es que sea serpiente
Que me arrastre, que suplique, que te ruegue
Dices y bien quieres convencerme
Que el cuerpo mío es solo tuyo y nadie puede poseerme

Me lo gritas si me atrevo
Lo repites si planeo
Me aprisionas si lo sueño
Me desgarras si lo anhelo

No existes más que en un estúpido recuerdo
No respiras nada que no sea el humo de mi veneno
Ya no vives en mi casa y no te he dejado abandonarla
Ya no duermes a mi lado, te me escapas por la mirada

Y en mi mente peleamos, discutimos, te me pierdes
Te alucino, te percibo, tiernamente me arrullas y me duermes
Y en mi mente sigo siendo tuya y más nadie me conmueve
Y en el fondo también te acaricio, te amo, te odio… no te olvido

Galhamar Ryg


Imagen: El desamor en dos cofres
Emiliano Grijalba

No hay comentarios:

Publicar un comentario