miércoles, 4 de febrero de 2015

¡¡Resiste Amado!!

En estos días he notado tus cambios, dolores por aquí, debilidades por allá, ausencia de sueño por las noches, tu tan insistente deseo de estar sola y escondida…

Quisiera decirte que todo estará bien pero no es verdad. Mucho me han dicho y he leído acerca del cómo mi mente te enferma, del cómo la única responsable de tu falta de salud es mi cabeza. Sí, lo sé. Sin embargo hoy necesito que hablemos, necesito que me escuches atentamente, ya te escuché yo a ti:

El riñón me grita que deje de repetirme la misma historia 30 mil veces, que deje de reaccionar como una niña pequeña, temerosa y demandante…
Los ovarios me dicen que me urge reconciliarme con las partes femeninas de mi existencia.  La falta de menstruación me dice que no me acepto y que no me gusto tal cual soy.  Que estoy molesta por ser mujer, que no me agrada esta que soy y que rechazo totalmente todo lo que tiene que ver con mis partes femeninas.
 La garganta me dijo que hablara lo que me estaba molestando.  El estómago me dice que tengo miedo, que rechazo “algo”, que quiero huir.
El insomnio me dice lo mismo MIEDO MIEDO MIEDO.

Amado: Quisiera decirte que voy a sanarte, que voy a buscar la forma de que estés bien, que voy a cambiar mis pensamientos para que ya no te enfermes, pero no…  eso sería mentir.
Porque últimamente he odiado ser esta que soy, he odiado sentirme tan vulnerable y débil aunque mucho me repitan que no lo soy.
He odiado profundamente las características que logran sacar a la gente de mi vida, esas con las que tengo que lidiar todos los días. Odio no tener la fuerza física para dar un gran golpe y deshacer la cara a un hombre que se quiera pasar de listo conmigo  solo porque se le ocurrió que tal vez puedo ser una chica fácil…
He de confesarte que odio ser tan sensible y percibir incluso la mala energía de las personas. Me molesta y me pesa no tener la capacidad que tienen muchas mujeres para ser buena madre y sobre todo buena ama de casa. Este fin de semana con lo poco que hice me he sentido muuuuuy contenta   Jajajajajaj me causan incluso ternura algunas de mis incapacidades en ese sentido.
Me desespera profundamente la habilidad que tengo para perder las cosas, incluso el perderme yo en la calle y sentirme de pronto tan desorientada donde ande. ¡¡¡¡¡No es posible que en el mercado pague las cosas y me dé la media vuelta sin guardar lo que he comprado!!!!!! Jajaja me da tanta risa y no comprendo por qué al mismo tiempo que me río con esto también lloro. =( =(

He odiado el no poder dormir por las noches y tener que levantarme de madrugada a lavar trastes, cocinar y lavar lo que se pueda para poder darle un poco de desfogue a mi energía sexual tan reprimida en estos días. Mis hormonas de pronto se enloquecen tanto que podría trepar las paredes cual mujer araña y de nada serviría para contrarrestarla.  Odio que no me sea suficiente (a veces) con mis propios recursos.


Sí en estos recientes días he odiado muchas cosas de mí y de mi personalidad y trabajo ¡¡amado mío!! Trabajo en reconciliarme conmigo. Porque esta que soy se estrella fuertemente con la que quizás debería de haber sido.

Y es que no es tarea fácil ¿sabes? Porque tengo que lidiar con varios demonios:

***El de mis resortes inconscientes (traumas)
***El que me atemoriza a cada paso
***El que me dice que nada de lo que haga será suficiente
***El que le pone el pié en el cuello a mi poder sexual
***El que trae al presente los fantasmas de mi ayer y me dice que no merezco ser amada
***El que me dice torpe, estúpida, idiota etc. Cada vez que cometo un error
***Y el más recientemente abrazado: el que me dice que soy tan insoportable que ni yo puedo tolerarme.

Con estos desgraciados me enfrento a diario y busco una y mil maneras de callarlos, dominarlos y sobre todo no hacerles caso.

Por ello tengo que pedirte amado que resistas, porque estoy demente, tengo que pedirte que seas fuerte porque mi mente está torcida y mis pensamientos se distorsionan, porque a ratos pienso en positivo y soy feliz y río, luego me derrumbo y lloro en exceso y con angustia y luego callo lo que no grito y siento que me ahogo y no respiro.
Quisiera decirte que aunque seas tan vulnerable a mis pensamientos no eres del todo frágil y puedes con mi mente y depresiones, con mis angustias y dolores.

Amado: Te suplico que resistas, no te dobles, no te venzas, no esperes que sea la mente la que corrija todo porque la mía está tronada… (nada más no se lo digas porque se ofende la desgraciada)
La loca que me habita lucha con sus monstros todos los malditos días, lucha por amarrarlos, por contenerlos con trabajos nos hemos mantenido abstemias este tiempo, no le pidas más a esta desquiciada amado cuerpo porque no puede…
No puede sostenerte ni organizar bien las cosas… ¿¿ya ves ayer?? Al mínimo rechazo, al mínimo mensaje enloqueció de tal manera que hubo que salir, respirar y fumar para contenerla…
Amado Cuerpo mío, no  te me pierdas. No permitas que nada ni nadie te enferme ya. No le des entrada a las razones ni a las excusas. No permitas que te agredan ni lastimen más.
Resiste cuerpo hermoso, resiste mi enfermedad mental y tanta locura te lo ruego.
Te ofrezco a cambio intentar todos los días estar tranquila y engañar a mi locura con escritos, con poesía.
Te ofrezco intentar alimentarte bien aunque mis ánimos rechacen todo tipo de comida =(
Te ofrezco a cambio intentar llevar a cabo las terapias de manera que pueda desahogar solo en mis ojos lo que me hace falta.
¡¡¡Resiste amado cuerpo!!! Resiste no te rompas, no te enfermes. Perdóname por pedirte tanto, pero creo que hoy por hoy eres tú más fuerte y cuerdo  que mi  corazón y mi mente.

GalhamarRyg


No hay comentarios:

Publicar un comentario