miércoles, 18 de febrero de 2015

Nena

Ella es Nena. Es una pequeña Osita en apariencia, pero en realidad es mucho más que eso.
Ella es una niña muy traviesa, juguetona, amorosa. Le gusta que se le hable con cariño: Nenita, Bonita, Memecita, Linda… Se sabe hermosa le encanta mirarse en el espejo y aventarse besos.
Le gusta que le acaricien el cabello y le den besitos.

Es  muy demandante, a diario necesita de mi atención. Le gusta que le pinte las uñas, sus labios de color rojo y usar zapatillas como si fuera grande. Adora su cabello largo con sus rizos despeinados. Odia el cepillo y las colas de caballo.

A Nena le encanta bailar y mirarse en el espejo mientras lo hace, cuando baila sueña que tiene alas, que es libre, la música vibra dentro de ella. Siente que canta muy bonito, puede cantar cualquier canción porque tiene muy buena memoria.  Le gustan las películas de animación. Toy Story es su favorita, ella siempre ha creído que sus juguetes tienen vida, al igual que las animaciones que ha visto en la pantalla.

Nena es muy sensible y observadora. Pone extrema atención a las miradas de las personas, a sus gestos, a su postura y puede saber cómo es que se sienten, lo malo es  que  se cree culpable de todo lo que pasa a su alrededor. Ella creé que si alguien se enoja es por su culpa, cree también que si alguien está triste es porque ella no ha hecho bien las cosas. Nena siente miedo de que la abandonen, constantemente reclama atención y busca sentirse segura con las personas.  Es necesario explicarle una y otra vez que no es así, que no todo gira en torno a ella, que no es responsable de lo que el resto del mundo sienta, pero no es fácil que lo entienda, así que debo decírselo muchas veces y con mucha paciencia.

Nena expresa salvajemente lo que siente, no piensa si está bien o está mal llorar donde se le antoje, si necesita llorar solo lo hace. Lo mismo con sus risas, ella ríe a carcajadas si está contenta, le gusta hacer travesuras, bromas y dar sorpresas. Es “ligeramente” súper berrinchuda =)
 Le gusta salirse con la suya, sobre todo en lo que respecta a sus antojos, adora los helados napolitanos y los chocolates. Comer palomitas mientras ve una película.

Nena abraza a sus amigos y amigas. No tiene muchos en cantidad, pero los pocos que tiene  le son sumamente importantes. Expresa libremente su cariño por la gente, le gusta dar besitos tiernos y abrazos cariñosos, hacer bromas y jugar con ellos. Si ve triste a algún amigo o amiga se acerca, lo consuela, puede secar sus lágrimas y ofrecer su ayuda. Nena guarda los secretos de las personas…

En Diciembre de 2011 hice contacto con Nena por primera vez. Mi tarea era cargarla entre mis brazos y cantarle una canción tiernamente, observarla y concentrarme en su voz.

“Duerme Cariño Mío…
Junto a mi corazón
Cierra ya tus ojitos
Duérmete sin temor
Te arrullarán mis cantos
Duérmete sin temor
Te arrullarán mis cantos
Duérmete sin temor…”

Así le canté. La primera vez no pasó nada, al terminar de cantarle, la abracé y nos fuimos a dormir juntas. Al siguiente día le canté de nuevo y entonces se abrió frente a mí una puerta que mantuve cerrada con candado por muchos años. Ahí encontré a Galhamar Pequeña…

 Lágrimas, no sentía miedo sino terror, gritaba angustiada, sentía de pronto que algo me oprimía el pecho fuertemente, Nena me reclamó ¡¡¡POR QUÉ ME DEJAS SOLA!!!
Tuve que hacer un esfuerzo muy grande por no enloquecer esa noche, no comprendía exactamente qué sucedía, tan solo tenía conciencia de que Nena era la Pequeña Galha. Solamente sabía que  yo debía cantar y dejarla expresarse y  que a partir de ese momento La Osita sería la representación física de mi Niña Interior, a la cual por tantos años dejé olvidada y amordazada.  Fue una lucha interna muy tremenda. Llorando seguí cantando y en mi cabeza sonaba su voz TENGO MIEDO DE QUE NOS HAGAN ALGO …  yo no cesaba el canto, mi arrullo me daría tranquilidad estaba segura de ello. De inicio ella habló demasiado de sus miedos, de lo que no le gusta, de la culpa que ha sentido por diferentes situaciones, me hizo preguntas que no supe y que no podré responderle jamás, fue como si al abrirle la puerta estuviera decidida a no parar de expresarse nunca, pero llegó el momento de dejar de cantar y de hablarle yo. Tenía que recuperar el control de la situación porque sentía que se me iba de las manos. Las emociones eran muy fuertes pero sobre todo muy dolorosas.

NENITA: PERDONAME POR DEJARTE SOLA, POR CALLAR TUS RISAS ALEGRES Y SOMETERTE A HACER COSAS QUE NO QUERÍAS HACER. PROMETO CUIDARTE BEBÉ Y DARTE MUCHO AMOR. YA NO VAS A ESTAR SOLA MAMITA YA NO MÁS. TE AMO

Charlamos mucho más esa noche que además de ser muy fría fue larga. Entre charla y sollozos dormitamos a ratos. La abracé a mí y al día siguiente fue necesario llevarla conmigo a todos lados. Varias veces ha sido necesario hacerlo porque entra en crisis de terror, la cargo, la cobijo y la llevo conmigo si es necesario a la oficina o al mercado.

Desde ese entonces juego con ella diario, al menos media hora por las noches, dormimos juntas, cantamos fuerte donde nos da la gana. Bailamos y nos miramos al espejo. La he dejado llorar donde se le antoja y reírse tan fuerte como la alegría lo amerite, incluso le he permitido hacer berrinches… sí más todavía.  Le he comprado helados y chocolates, hemos visto muchísimas películas de animación y hemos comido palomitas mmmmmm La cuido no como un osito de peluche, sino como lo que es: Yo en bebé.
Le explico lo que no comprende  y debo hacerlo con paciencia, la abrazo y le canto cuando tiene miedo.
Contengo entre mis brazos su terror al abandono y estoy a cargo de hacerle sentir que yo no la he de abandonar nunca más. Acaricio su cabello tan hermoso y le he prometido no peinarla a menos que ella quiera y como ella quiera. Cada domingo en las noches le pinto sus uñas y jugamos al salón de belleza,  diario pinto sus labios de rojo y cuando tenemos muchas ganas y no estamos cansadas usamos zapatillas ;-)          Si Nena sabe hoy lo hermosa que es se debe a que se lo he dicho todos los días desde hace tiempo;  mirarme en esa Osita ha sido tan  real como tener un bebé de carne y hueso en mis manos. Tenía tiempo que no recordaba lo  maravilloso que es sonreír con  cosas pequeñas, lo divertido que es brincar en los charcos y lo lindo que se siente expresar el amor de esta forma tan pura. Hacía tiempo que no me sentía tan hermosa como ahora me siento ni tan atrevida como lo he sido por mi Nenita. La cuido y la defiendo, por ella me he enfrentado a más de uno que se quieren pasar de listos. Nena ya soportó mucho acoso y abuso, hoy ya no. Yo la cuido como fiera.

Hoy por hoy La Osita ya no sale muy seguido de casa conmigo, pero La Pequeña Galha sí, ella habla y mucho. Le he enseñado a escuchar también;      le he dicho que ambas estamos en los brazos amorosos de Mi Diosa Madre y que al lado de ella nada nos puede faltar. Ambas dormimos tranquilas porque nos transportamos a los brazos más enormes que existen, los más cálidos, tiernos y dulces… Y quedito en nuestro corazón escuchamos ahora las dos la misma canción:

“Duerme Cariño Mío…
Junto a mi corazón
Cierra ya tus ojitos
Duérmete sin temor
Te arrullarán mis cantos
Duérmete sin temor
Te arrullarán mis cantos
Duérmete sin temor…”


Galhamar Ryg

Imágen: Mi Nena en la Oficina =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario