martes, 10 de febrero de 2015

Gracias

Al mirarme de frente me reconozco, no desde el reflejo físico en el espejo, sino desde el reflejo íntimo de mi mirada. ¿Cuántas cosas expreso a través de ella? Dolor, incertidumbre, frustración, miedos. Y a su vez amor, pasión, ternura, sensualidad.

 Mirarme de frente de manera franca, honesta, íntima, yo y solo yo. El escribir me da la posibilidad de encontrarme conmigo y escucharme. El mostrarme me da la posibilidad de perder el miedo a la crítica y a lo que digan de lo que yo pienso, hago o siento. Pero el hacerlo en Mi Lugar Secreto me da la posibilidad de sentirme en un lugar seguro, donde a pesar de las críticas o juicios que se puedan hacer sobre mi persona, mucha gente no sabe quién soy. 

Siempre que me siento a escribir me imagino entrando en esa casa que he puesto de imagen, una casa con muchos colores, y muchas habitaciones. La habitación por ejemplo donde me desnudo y me acaricio el cuerpo. La otra donde me hago pequeñita y lloro por lo que me duele. Otra más donde tengo metidos todos mis recuerdos…
Pero sin duda mi favorita es donde está una cafetera llena esperando por mí, junto a un tornamesa antiguo, que con solo mirarlo sabe exactamente qué tocar.  Tiene tulipanes por todos lados, muchas almohadas y una alfombra color violeta. Por ahí en un escritorio hay una máquina de escribir taaaaan vieja como el tornamesa y es ahí donde yo me siento y escribo para mí.

Siento mi corazón calientito cuando sé que alguien lee lo que siento, cuando sé que alguien se identifica o de menos le ha hecho perder un poco el tiempo. Mi corazón se siente calientito porque inicié este proyecto llena de miedo y con el único objetivo de mirarme y reconocerme a mí: NO ESPERES UN RESULTADO DE NADA NI DE NADIE, ESCRIBE PARA TI. Me dije al iniciar.

A veces el mirarme no me es fácil, a veces no me gusta, a veces no soporto mirarme, sin embargo a través de hacerlo, comprendo y ubico que dentro de mí hay muchas partes activas, mismas que habitan este Mi Lugar Secreto:
Yo la niña tímida, herida, traviesa.   La adolescente coqueta y curiosa, la inquisitiva y voluntariosa. La mujer sensata y analítica, la que después de todo logra salvar los días y tiene alguito de sano juicio. La sensual deseosa de nuevas frontera, la que no teme tocarse ni saborearse a solas o en compañía de otro de su propio cuerpo.
 ¿Cuál de todas se manifiesta al mirarme?¿Cuál de todas necesita tener más fortaleza? ¿Cuál de todas ellas merece ser escuchada?¿Cuál de todas ellas tiene miedo? Mirarme a ratos, a los ojos, ubicar a la que habla, a la que llora... es mágico, siempre sale la otra al rescate, siempre una de ellas tiene algo bello que decir. Es maravilloso que la mujer pueda consolar a la pequeña, es maravilloso que la adolescente le de sus cocos a la mujer controladora, es hermoso que la niña enseñe a la sensual como jugar con esas inquietudes.... Todas esas mujeres que veo, percibo y escucho frente al espejo de mis letras son interesantes, todas desde su lugar con sus motivos, carencias y aprendizajes me conforman, todas ellas en una sola... todas son yo misma. 
Sin darme cuenta poco a poco las he ido amando más y sobre todo les he dado el permiso de mostrarse a cada una en el momento que necesita salir.
A veces me sorprendo y hasta me espanto de todo lo que me habita y de todo lo que llevo dentro. Jajajajajajaja cómo no va a salir la gente corriendo con tanta y tanta locura??

Lo nuevo de todo esto, lo que me ha causado mucha sorpresa y el día de hoy quiero mencionar, es el hecho de que alguien más que no sea yo, se siente a observarme. Es como si mi casita fuera muy pequeña y estuviese a mi alrededor mucha gente mirando cómo escribo y como lloro o como me enojo o cómo me río. O como si los dejara pasar no a la cocina, sino a mi recámara… cosa que no me gusta hacer con nadie.

Pero sin darme cuanta dentro de Mi Lugar Secreto se ha creado también un salón enorme para invitados. Un salón en el que de pronto aparecieron varios personajes y también eligieron su sofá, quizás su puff o cualquier otra cosa en la que se sienten cómodos, se han servido tal vez un whisky o habrá quien disfrute de un té y se dispusieron conmigo a escuchar y mirar lo que hay dentro de mí. Agradezco profundamente este hecho porque hoy, justo hoy mi corazón se siente más calientito y lo necesita mucho más que otros días.
Hoy mi corazón se siente cobijado y acompañado por las personas que han entrado a Mi Lugar Secreto. Por las personas que no tienen miedo de mirar a una mujer como es,  por las personas que disfrutan como yo del llanto, de la risa, del sexo, de los hijos, los amigos, de un buen texto.
Hoy entre los dolores de mi cuerpo y los de mi corazón tengo la certeza de que este experimento se ha vuelto una terapia necesaria para mí y es también parte de mi recuperación y mi nueva vida. Ya no me imagino la vida sin escribir, ya no me imagino la vida con mis escritos guardados o rotos tirados en el bote de basura. Hoy siento más que nunca la necesidad de seguir escribiendo y seguir mostrando lo que soy y lo que siento.
Sé que habrá temas de mí que no les gusten a todos, sé que tal vez mi enfermedad y condición de alcohólica pueda agredir a alguien, así como el hecho de que en lugar de menstruación a mí me da mOnstruación. Quizás pueda agredir el hecho de que mis manos se deleiten enormemente con mi cuerpo, o el hecho de que no esté dispuesta a conformarme con las limosnas de un hombre… No sé, seguro existen de mí muchas cosas que no le agraden al mundo y confieso que hay muchas cosas de mí que yo misma no soporto, que me avergüenzan, que quisiera no sentir o no pensar o no haber vivido. Sin embargo el hecho de mirarlas de frente me hace aceptar que esta con todas las Locas que me habitan en este Lugar lleno de habitaciones, soy yo.  
Seguro hay por ahí una habitación que está cerrada con candado y que no me he atrevido a abrir. Y confieso que hay otras que conozco que aún me da miedo mostrar… El día de hoy necesito comprender y abrazar a esta Mujer. Hoy necesito abrazar a Galhamar y decirle que ella así como es, es hermosa, amorosa y poderosa. Hoy necesito mirar mi salón de invitados y abrazarme de todos y sentir que la vida aún tiene mucho mucho mucho para mí.
Gracias a ti por venir aquí, por abrazarme y acompañarme en esta aventura de reconocerme y amarme a mí  misma. Gracias a ti por perder tu tiempo acompañado de mis letras. Gracias por no dejarme andar sola este camino que me aterra. Gracias por hacerme sentir hoy que todo ha valido la pena.


Galhamar Ryg

No hay comentarios:

Publicar un comentario