viernes, 20 de febrero de 2015

Danna

¿Qué será necesario hacer para que logres mirarte como te miro yo? Dejaré para otra ocasión el tema que me pediste para escribir, no lo olvido, pero necesito que hoy sepas lo que me hiciste ayer.

Es tan poco el tiempo que puedo verte Mujer… lo lamento. Sin embargo te aseguro que siempre estás en mi corazón y formas parte de mí. Eres una hermana que he elegido. Ni el tiempo ni la distancia podrán romper el vínculo tan fuerte que hemos creado entre las dos.

Ayer de regreso a casa, recordaba la primera vez que te vi. La primera vez que te escuché con los ojos llenos de lágrimas hablar de tu experiencia, de lo difícil que había sido mirarte derrotada y del deseo inmenso que tenías de terminar con esa forma de vivir…  de acabar con tu misma vida. Recordé como las personas a nuestro alrededor deseaban que nos conociéramos y se emocionaron el día en que por fin nos encontramos. Puedo decirte que desde aquella vez te abracé a mí, a mi vida y a mi historia. Y me atrevo a decir que de igual forma me abrazaste tú a mí. ¡¡Cuantas cosas hemos compartido desde entonces!!

No te puedes dar una idea de lo que me dueles, no te escucho como si fuese un relato cualquiera de lo que me hablas ¡¡noooo!! cuando te escucho siento contigo la angustia de tus momentos crueles, la desesperación de tus despertares, el arrepentimiento de tu desgarradora conciencia, siento contigo el frío despiadado en mis huesos y por supuesto mujer, el frío maldito de la soledad.

Cuando te escucho estoy viviendo la historia contigo y me dueles Dana!! Me dueles en el alma. Mientras hablas yo me pregunto siempre lo mismo ¿QUÉ SERÁ NECESARIO HACER PARA QUE LOGRES MIRARTE COMO TE MIRO YO? Mujer: te veo tan bella, fuerte, poderosa. Veo en la franqueza de tu llanto y en la honestidad de tus carcajadas todo el poder que se necesita para iniciar el camino nuevo, el que inicias, el que ya no vas a perder. ¿O no nos hemos repetido hasta el cansancio que lo mínimo que necesitamos es honestidad para con nosotras mismas?

La tienes, lo sé. Lo veo en tu mirada cuando me relatas el dolor… ese dolor despiadado de no saber dónde carajos fue que se perdió el corazón. El dolor de no recordar a qué hora la dignidad se fracturo, el dolor Danna de no saber hacia dónde caminar cuando ha salido el sol. El dolor de saber que repetimos la misma historia y creemos no tener las agallas para terminar con eso de una buena vez. Pero estando enredadas en la culpa y los golpes recién adquiridos perdemos de vista que esto es lo único que necesitamos: Tener un deseo SINCERO de cambiar. Eso es todo. Y lo tienes, lo sabes, lo sé cuando con tu rostro lleno de lágrimas me dices ¿CÓMO FUE QUE EMPECÉ DE NUEVO?

Me pregunto cómo puedo yo hacer para que te des cuenta  de que está hecho tu ser ¿Cómo es posible que te sientas tan triste y de pronto puedas soltar sonora carcajada con cualquier cosa? ¿Cómo haces para amar de tal manera a esos 3 que jamás te abandonan? ¿Cómo es posible que a pesar de la soledad, la  tristeza, el arrepentimiento, el coraje, el dolor y el sufrimiento te levantes cada mañana te mires al espejo y salgas de esa casa dispuesta a hacerle guerra a la vida? ¿No entiendo que te veas tan pequeña cuando eres capaz de liderar a un número importante de personas y hacerlo en excelencia? ¿DE QUÉ ESTÁ HECHA ESTA MUJER? ¿CÓMO PUEDE CON TANTO? Es lo que siempre me pregunto al decirte adiós.

Danna: Dime tú qué tendría que hacer  para que logres mirarte como te miro yo, qué tendría que hacer para que eso que te hace falta lo encuentres dentro de tu ser. Qué tendría que hacer yo hermana para que sepas que en ti está todo el poder. ¡¡¡Cómo lo hago!!! ¡¡Cómo te lo digo!! ¿¿Eso cómo se transmite??  ¿¿Cómo te transmito fuerza Mujer?? Cómo te digo que no necesitas nada ni a nadie que no seas tú, que eres bella por dentro y por fuera, que eres al parecer de hierro y tu corazón es tan grande que no te cabe en ese pecho, cómo le hago para que logres amarte la mitad de lo que te amamos los que cada vez esperamos por ti.  Donde prendo el fuego donde pueda convertirte en cenizas y mirarte renacer. Cómo logro abrazarte el alma y arrancarte los recuerdos y dolores que te tienen ya marcada. Lloro Mujer, lloro contigo y al recordar nuestra charla.

Aún no he encontrado la respuesta a estas preguntas que me hago cada vez que te digo adiós. Pero después de preguntarme tantas cosas doy gracias a mi Diosa y a tu Dios por el hecho mágico y maravilloso que nos unió. Doy gracias inmensas porque de nuevo te abracé y te besé, porque pude llorar, fumar, carcajearme a tu lado y sentir en mí lo que sientes en ti. Doy gracias porque cuando estamos juntas me entregas los tesoros que necesitas que guarde por ti.

No una sino muchas veces las personas han dudado de nuestro vínculo y nos parece tan gracioso. Han dicho que de “amigas” no tenemos nada, que somos hipócritas, que si tan amigas fuésemos, haríamos otras cosas ¿recuerdas? También han pensado que somos más que amigas jajajajajajajaj novias o amantes o algo así, más de 2 lo han pensado y nos parece tan gracioso cualquier cosa que se pueda decir de nuestro vínculo. No comprenden que el vínculo que nos une es de espíritu porque sabemos las dos lo terrible que es andar el mismo camino, sabemos lo que es querer morir en el olvido y sabemos lo que es renacer en el fuego mismo.

Dejaré para otra ocasión el tema que me pediste para escribir, no lo olvido, pero necesito que hoy sepas lo que me hiciste ayer, ayer volviste a hacerme sentir tan fuerte ese nuestro vínculo y sobre todo Mujer  me regalaste algo maravilloso y te lo agradezco con mi corazón, me regalaste 35 días que marcan el inicio de una nueva vida … y contando

Te amo
Galhamar Ryg

Imagen: Charla a la orilla del mar
Caron Anouck

No hay comentarios:

Publicar un comentario