viernes, 16 de enero de 2015

El día de hoy...

De la nada el resorte me brinca. En mi mente esas palabras suenan muy fuerte, despiadadamente  fuerte y no sé en qué momento asumí que eran ciertas:
“ERES INSOPORTABLE ¿NO TE DAS CUENTA? ¿EN SERIO NO PUEDES VER QUE NI TUS HIJOS TE SOPORTAN?”

Cuando no lo espero vuelve la frase completa a mi mente, a mi estómago y a mi corazón y me doblo. De verdad me doblo. Me siento triste, profundamente sola e irremediablemente resignada a que así es.  Convencida de que nadie me puede soportar… aunque lo intenten… aunque me digan que me aman =(

Esas palabras hicieron en mi cerebro un corto circuito porque de alguna manera no era la primera vez que las escuchaba. No era la primera vez que alguien me decía INSOPORTABLE, me lo dijeron muchas veces de muchas formas: HISTÉRICA, ESCANDALOSA, ENCIMOSA, QUÍTATE DE AQUÍ, YA CALLATE, NO TE RÍAS TAN FUERTE…

Son palabras, expresiones y actitudes que a lo largo de mi historia recibí constantemente y me habitué a ellas. Me convencí de que no merezco ser amada. Me molesta muchísimo verme una y otra vez en este tipo de situaciones y escribiendo de nuevo sobre esto.   Me consuela pensar que el escribir es mi terapia personal y que lo necesito.  Además que este es MI LUGAR SECRETO y para esto lo creé jajajajajajaj qué consuelo no??

He notado que no me creo muchas cosas. De entrada me ha causado mucha sorpresa el hecho de que algunas personas se tomen la molestia de leer mis loqueras, cosa que agradezco profundamente. También noto que además de leerme a varias les gustan, cosa que a mí me halaga y a la vez me dan ganas de esconderme debajo de mis cobijas. Siempre que leo un comentario amable hacia mis escritos (no me atrevo a decir poemas o prosa o cualquier otro término) mi corazón tiembla y me sale de menos una lágrima. Y muy bajititito en mi cabeza surge una pregunta ¿ES POSIBLE DE VERDAD QUE A ALGUIEN LE GUSTE?

Hace unos días me dio una crisis de llanto fuerte y tuve que hablar con mi guía, una mujer fuerte que me acompaña paso a paso en mi recuperación y ella me dijo ES NECESARIO QUE VEAS LOS LOGROS QUE HAS TENIDO, TAN SOLO DEL 1° DE ENERO A HOY.
Con su voz tan dulce enumeró dichos logros y mi sentimiento fue el mismo: deseos de esconderme bajo mis cobijas y la pregunta ¿SERÁ POSIBLE QUE YO LOGRÉ HACER TODO ESO?

Si escucho de unos labios : TE AMO … HOY LUCES HERMOSA… YO MEREZCO TENER UNA MUJER COMO TÚ… TE EXTRAÑO GALHA… ¿ESTARÍAS DISPUESTA A GUIARME EN MI RECUPERACIÓN? y la que me mató por último estos días ¿ME HE GANADO EL PRIVILEGIO DE QUE TE TOMES UN CAFÉ CONMIGO? entre otras cosas, me llega una sensación de alegría pero al mismo tiempo percibo ese deseo de esconderme…

No lo creo!!! Sé que está mal, sé que esto tiene un nombre y sí tengo que aceptar que aún tengo problemas graves de autoestima, de terror al rechazo y al abandono. Tengo que decir que a diario batallo con mi descocada cabeza que me dice que no merezco, no soy suficiente, no tengo derecho etc.

He logrado ver la raíz de todo esto. Ya logré ver en retrospectiva, con la ayuda de mi guía claro, de donde fue que salió todo esto. Pero no logro resolverlo todavía. He avanzado enormemente, pero todavía me falta muuuuuchoooo por recorrer.

Todavía veo que no sé cómo vivir, no sé cuál es la forma correcta de pensar, ni de relacionarme con la gente bajo cualquier vínculo. Veo que logro ya ubicar perfectamente mis resortes ocultos. Pero sigo sintiendo terror.
Terror a no ser  lo suficientemente buena como para escribir en este blog.
Terror a no ser lo suficientemente buena madre como para que ellos dejen de verme como una hermana menor.
Terror a no ser lo suficientemente buena como mujer como para que un hombre decida ser honesto conmigo y serme fiel.
Terror de amar demasiado y desbocarme no en amor, sino en necesidad por alguien que no sea mi Diosa Madre.
Terror de no ser lo suficientemente buena como para encajar en una empresa que empieza a reconocerme y a tomarme en cuenta.
Tengo terror a la vida y hay días como hoy en los que irremediablemente deseo correr y … sí, esconderme bajo mis cobijas y no salir de ahí.
Tengo ganas de llorar mucho y no moverme y no hacer ruido para que nadie me mire ni se  dé cuenta de que existo.

Jajajajajaja pero no puedo esconderme, tengo que seguir escribiendo, tengo que trabajar duro, tengo que llegar a casa a dar un beso a mis hijos y verlos crecer, tengo que esperar quieta una llamada y tengo que aprender a ser Mujer…

Aaahhhh y todo esto… sin beber.

Galhamar Ryg

Imagen: Anadolu????

No hay comentarios:

Publicar un comentario