lunes, 12 de enero de 2015

Derrota

“Mayo 6, 2009

Ayer tomé más de 3 litros de cerveza, me embriagué, vomité… me sentía triste, sola enojada.
Hoy al despertar el sentimiento es peor, físicamente me siento fatal, temblorosa, con nauseas, no puedo moverme bien, el estómago no lo aguanto, me duele mucho y  aunque no he comido bien estoy súper inflamada, mi cara está hinchada, mi piel reseca.

Pero en realidad eso no es lo peor, lo peor es cómo me siento por dentro. Siento derrota en cada parte de mí, una vez más me ganó el alcohol, una vez más dejé que me ultrajara, que se apoderara de mí y que me hiciera mierda… Todos los días por la mañana me hablo y me digo lo mal que me hace tomar, me digo que puedo con esto y que ya no voy a hacerlo más, en las noches toda mi voluntad se derrumba me siento bien y pienso que solo ese día beberé y mañana ya no y cada día es lo mismo, luego digo que el lunes si es viernes, o a principio de mes o regresando de vacaciones o a principio de año o cualquier otro maldito día, el caso es que llevo así desde Mayo de 2007, ya 2 años bebiendo DIARIO, quizás lo dejo 1 día o 2 o 3, lo más han sido 6 días y luego vuelvo otra vez.
El estar “chido”, el sentirme libre, el sentirme alegro o muy triste, el no sentirme quizás… dormir rápido, coger rico, hacer lo que quiera… todo eso me da el alcohol, pero al despertar de nuevo el malestar en el cuerpo, de nuevo el sentimiento de derrota, de nuevo el vacío inmenso y la desolación.

¡¡¡Con un carajo!!! Ya me cansé…
Simplemente me niego a aceptar que una estupidez tan pequeña como lo es el alcohol, pueda más que yo, como carajos va a ser eso?? No, no quiero ya no quiero que sea así, quiero ser yo quien manda, quiero tener el control de mí, quiero tener la fuerza y el dominio sobre mí.
Solo yo, ya no quiero sentirme así, quiero ser verdaderamente libre y feliz, no es cuestión de poder, es cuestión de querer y yo sí quiero… yo sí quiero”…

Esto lo escribí en Mayo de 2009 dejé de beber hasta el 13 de Octubre de 2010, ya estaba en las últimas, ya no resistía mucho.
Recuerdo cuanto trabajo me costó aceptar precisamente que yo no tenía PODER sobre la situación. Me costó mucho trabajo aceptar que estaba enredada en una ENFERMEDAD… Es que eso duele mucho, de verdad… Rodeada de personas alcohólicas a lo largo de mi historia, siendo el alcohol un medio por el cual uno se divierte, la pasa bien, se siente valiente etc. ¿cómo podía este despojarme de absolutamente toda la voluntad que yo tenía?

No podía aceptarlo, quería ganarle a como diera lugar, pero no se me ocurrió que la forma de ganarle era dejarlo de hacer jajajajajajajaj  nooo yo quería beber y beber y beber y que no me tumbara el muy maldito!!!!

Siento que el hecho de ser mujer fue una gran desventaja para mí en ese sentido, porque cualquier hombre que yo conociera podía ser alcohólico y les quedaba, ser hombre alcohólico no suena tan agresivo, no era malo, ni extraño, pero mujer alcohólica es fuerte. Hoy sé que eso no interesa pero en su momento era para mí una carga muy pesada ser mujer y admitir que tenía un problema con mi manera de beber, porque yo no recibí ese ejemplo, yo no vi a mis mujeres adultas beber como yo lo hacía, ni meterse con hombres, ni meterse en problemas, ellas eran mujeres de su casa, de su marido, de trabajo, luchonas… yo no.
Yo era un desastre total en lo que hiciera, pensara y dijera… Llegué a sentir excesiva culpa por lo que hacía, incluso por lo que deseaba hacer. La vida de “buena mujer” no me quedaba, definitivamente no era para mí, aunque muchas veces me esforcé… de verdad me esforcé.

En fin, pero el alcohol se encarga de jugarnos partidas crueles y además es burlón el desgraciado!!! Porque si bien yo tenía la justificación de ser Mujer, también hay quien dice:
 BUENO YO TENGO SOLO 22 AÑOS….
SÍ PERO YO SOY MUY INTELIGENTE … 
PERO YO TENGO  MÁS DE 60 AÑOS…
YO SOY UN PPROFESIONISTA, CÓMO VOY A SER ALCOHOLIC@…
NO ES QUE TENGA PROBLEMAS CON EL ALCOHOL, ES SOLO QUE ESTOY DEPRIMID@
YO SOY MUY RELIGIOS@ MI FE EN DIOS ME SALVARÁ…

Cualquier justificación nos hace negar la situación que es evidente.  Porque también es evidente que es denigrante aceptarla. Pero no hay otro camino y ojalá el joven comprendiera que mientras más pronto lo acepte será mejor, ojalá el anciano comprenda que aún puede vivir lo que le resta de vida de manera feliz, ojalá el profesionista se diera cuenta de que puede usar sus herramientas personales para salir adelante y ojalá todos nos diéramos cuenta de que el ALCOHOLISMO ES UNA ENFERMEDAD DEMOCRÁTICA, LE VALE RETEHARTA MADRE QUIEN ERES, si te atrapa te atrapa.

Sin duda la misma enfermedad te lleva por caminos oscuros que tarde o temprano te harán pedir ayuda y que a ti también te valga madres quien eres, la edad que tienes, el sexo, el estudio, todo. Tarde o temprano el alcohol se encarga de darte tan fuerte que tienes que bajar la rodilla y aceptar que ya no puedes… Hay quien como yo baja la rodilla a tiempo, hay quien nunca lo logra y va a la tumba, al manicomio o a la cárcel…

Cada quien decide a donde llegar.

Galhamar Ryg


Imagen: Brian Viveros

4 comentarios:

  1. Se necesita mucho más que una gran valentía para descubrirte y hoy reconocerte como victoriosa,te quiero más mucho más y mi admiración es infinita,besitos hermanita,no estas sola,desde ya cuenta con María tu nueva amiga,de aquí hasta siempre mi Galy :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazame María!!! Gracias te mando besos y por supuesto que estamos andando el camino juntas.

      Eliminar
  2. Es increíble cómo se pierde el interés en la vida y la distorsión de pensamientos .. me gustó esa de qué " es religiosa y qué Dios la salvará" y todavía se escucha .. en otros lugares .. muchas gracias por tus relatos Galy querida "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es sorprendente todo lo que se pierde gracias a esta enfermedad...
      Pero mientras no se pierda la vida, aún hay esperanzas.
      Abrazo

      Eliminar