lunes, 19 de enero de 2015

Reloj

¿Cuántas horas tiene un día cuando esperas un encuentro? ¿400, 1000? Tal vez más. El reloj tan cruel avanza lentamente con su tic-tac interminable, con su tortura en los oídos y sobre todo con la tortura de que no se puede hacer absolutamente nada para que avance más a prisa.
Quisiera arrancar los segundos y tragármelos de un bocado, adelantar las horas y adelantarle la vida a quien se oponga. Muero por mirarme de nuevo en esos ojos color miel ¡¡Tan Bellos!!

Pienso en el instante en que camine por esa misma calle donde siempre lo veo y pueda cruzar mi mirada con la suya… ¡¡pero al reloj desgraciado qué carajos le importa mi impaciencia!!! Creo que en realidad se burla de ella. Antes de ello debo escuchar muchas palabras y escribir otras tantas.
Antes de andar por esa calle debo teclear un sinfín de números y letras. Debo escuchar  y obedecer indicaciones, tomar unas 4 tazas de café… por los nervios claro, sonreír a todos y decir como 800 veces “Buenos días” con mi enorme sonrisa ansiosa intentando disimular mi desesperación.

Jajajajajajajaj qué divertido es!! Nadie sabe lo que he pensado la noche anterior ni lo que deseo hacer y sentir esta noche. Nadie sabe lo que imagino o lo que estoy pensando. ¿Te ha pasado? ¿Agradecer a la vida que los pensamientos no hagan ruido?   Porque no quiero que quien me mira de frente se entere que anoche pensé en este encuentro.
Pensé en el momento de sentir una mirada tierna y unos dedos coquetos.
Imaginé cómo voy a besar esos labios que tanto disfruto y cómo soltaré de carcajadas con sus locas ocurrencias…
Imaginé esas caricias frescas y la locura de tenerlo entre mis manos después de tanto pensarlo, desearlo y extrañarlo. Amo saber que soy  dueña de mis silencios.  Amo sentir la libertad de escribir mis deseos y mis temores y el poder esconderme tras mis letras…

He pensado en lo curioso que es el hecho de que a diario veo personas, las mismas siempre pero no sé absolutamente nada de ellas. Como el señor que bolea los zapatos en la calle, lo saludo y él a mí, creo incluso que espera a que pase y está presto para decir el clásico BUEN DÍA MI GüERITA  jajajaj es lindo, pero no sé qué piensa ni cómo se siente hoy, como yo solo muestra una fachada. Pero aquí donde soy libre y puedo desnudarme, aquí sí me conocen. Quien me lee puede saber perfectamente  quién soy, aunque no conozca mi rostro ni mire mis ojos, si observa entre mis letras se ha adentrado en mi alma… Gracias por eso.

Y  quiero compartir que hoy soy una Mujer deseosa. Ansiosa de besar unos labios tiernos. Hoy soy una Loca que muere por morder ese pecho que me fascina. Soy una Mujer que ha decidido perderse en una mirada tierna y amorosa que me da esperanza y energía.
Soy una Mujer que está batida de fluidos de tan solo respirar profundo y recordar una caricia mientras teje  con la mente las nuevas que vendrán.  Una Mujer que ha decidido retomar la confianza en el “amor”, en las personas, en lo bello que es sentirse en una nube color de rosa. Soy una Mujer por este día enamorada, sin pensar ni esperar nada.
Hoy soy una Mujer que sueña con no despertar de este soñar tierno, bondadoso, ardiente, escondido, escandaloso…

El reloj sigue su curso y aunque a mí me parezca eterno avanza perfectamente, no tan rápido como mi locura pero sí de manera perfecta. Y disfruto también del sentirme ya en esos brazos aunque faltan unas cuantas horas… o tal vez 30… quizás 500… quizás una vida entera…

Galhamar Ryg

Imagen: Adalid

Alejandro Costas

2 comentarios:

  1. Sublime hermanita,siempre lo he dicho y esa es mi bandera el amor siempre valdrá la pena vivirlo,y que el mundo ruede...Besitos mi Galy,eres fabulosa..!!!

    ResponderEliminar
  2. Hermanita!!!! Sí, el amor lo vale todo <3 Te abrazo Hermosa

    ResponderEliminar