lunes, 15 de diciembre de 2014

Te confieso...

Ven Cariño, siéntate al lado mío
Quiero confesarte
Que me hubiera gustado acariciarte
Déjame decirte bajito en el oído
Que soñé con poder un beso darte

Cierra tus ojos y escúchame
Cierra tus ojos y tómame
Cierra tus ojos y bésame

¿Sabes lo que arde mi cuerpo al pensarte?
Sí, arde al saborear tus labios
Se derrite al imaginar la humedad de tus manos
Muerde al pensar en tu fuego alocado.

Quise derretirme lentamente entre tus brazos
Lamerlos despacio, acariciarlos sin descanso
Devorar tu lengua con mis labios
Humedecerme completa el sentir tu pecho agitado

Soñé con enredarme entre tus piernas
Con sentirlas alocadas e inquietas
Sentir el roce de tu cuerpo
Lento después violento
En el vaivén de tus caderas

Cariño… sí, te he pensado desnudo
A mi lado, frente a mí, acostado,
Te he recorrido lentamente en mis sueños
Me he tocado desesperada al recorrerlos

Tu cuerpo, tu sabor, tus manos, tus deseos
Los pienso al instante que mis dedos siento
Y no puedo evitar reventar nombrándote
En silencio…

Cariño… Cariño mío
Estás conmigo
Estás conmigo enloqueciéndome
Mojándome, ardiéndome…

Cariño… Cariño mío
Te abrazo, te beso
Te hago el amor en mis silencios…

Galhamar Ryg



Imagen: Delphine Cossais

No hay comentarios:

Publicar un comentario