lunes, 1 de diciembre de 2014

Lo olvidé...

Me faltó calidez
Una mirada tierna
Una caricia lenta
Me falto el interés

El beso lento y silencioso
La luz tenue
La charla real
El abrazo sincero.

Me faltó jugar al amor
Al fuego interno
Al deseo y pasión
A la calma y la ternura

Olvidé ser animal
Olvidé ser fiera que devora
Me volví alma y espíritu
Pasión y Locura

Pero no de esa que rompe la ropa
Ni aquella otra que finge un orgasmo
Sino de la que rompe la mente
Locura desbordada que desgarra el alma
Pasión serena que en miradas se disfraza.

Me cambió todo
El aroma, el sabor y los deseos
El cabello, las uñas y hasta los sueños
Me cambió todo lento y en silencio.

Descubrí una nueva mujer
La observé, la acaricié, la escuché
El alma gritó y el cuerpo me reclama
Mi espíritu me habla:

“Lo animal déjalo para otros
A quienes les haga falta.
¡¡Enfócate Mujer!!
Ya nada te hace falta”

Tan solo queda  paz
La paz al encontrar lo que no esperaba
La tranquilidad de no recibir lo que deseaba
La capacidad de descubrirme nuevamente

Renovada, serena, evolucionada…

Galhamar Ryg

No hay comentarios:

Publicar un comentario