martes, 11 de noviembre de 2014

A solas...

Muero por sentir tu deseo
tus manos ardientes recorriéndome
tus labios gruesos absorbiéndome 
tus caricias suaves derritiéndome

Muero por percibir tu mirada lasciva desvistiéndome 
por sentir tus dedos persiguiéndome
por respirar tu aroma seduciéndome.

Muero por sentir que te enloqueces
que tu sangre hierve
que tu miembro crece. 

Muero por sentir tu boca ardiente 
tu lengua mojada mojando aún más 
mi vulva enloquecida de tenerte.

Muero por sentir que me respiras
que me devoras, que me consumes
que te intoxicas de mamarme
que te enloqueces al perderme.

Muero por sentir tus dedos duros
por sentir tus dientes afilados
por lamer tus muslos curvos.

Muero por saber que me deseas
por sentir que mis pezones te alimentan
por saber que mi sexo te atormenta...

Muero por sentir tu deseo
y al pensarte me humedezco
al desearte me enloquezco
al esperarte desespero... 


Galhamar Ryg 

4 comentarios:

  1. Oye ¿me prestas tu poema?... conste que sin albur, ja ja ja.
    Espero tu respuesta

    ResponderEliminar
  2. Hermoso ! , me encanta la forma en que expresas sin titubeos lo que en realidad muchas mujeres locamente enamoradas también deseamos, pero la forma de hacerlo tan directo da "miedo" , y leerlo enchina la piel... Hermoso! Erótico... Wow !

    ResponderEliminar