martes, 21 de octubre de 2014

Con mi corazón


Quisiera tenerte aquí frente a mí. Quisiera hablarte por última vez y decirte tantas cosas. Sé que no vas a leerme, por eso te escribo o tal vez en el fondo te grito en silencio esperando que me escuches.

¿Cómo estás? Me dijeron que te han visto muy “descompuesto”
Imagino que me extrañas y sufres jajajajajaj y luego te imagino feliz sin mí y te extraño y sufro y duermo taaan bien sin ti.

 En estos días he recordado tantas cosas: un, do, te…  “los quiero besar, los quiero curar”, el fumar,  el baile en el año 1,  “mejor cierra la ventana porque te van a…” , la caída, la Nena te extraña… Marianita te piensa. El 8 de octubre de 2013, los camarones en Cuernavaca, la visita con TU doctora…

Amado recuerdo tantas cosas bellas y quiero solo recordar esas cosas.  Intento hacer a un lado los motivos, las carencias, los dolores. No los tomo en cuenta más que cuando estoy loca por llamarte y pedirte que vuelvas… Luego me calmo y recuerdo que el llamar es empezar de nuevo y que todo dolerá más si empiezo.  Recuerdo las tardes en que salía y te buscaba. Los planes y las risas… el velorio que nunca existió más que entre nuestras carcajadas y un café. Las charlas interminables y los consejos que me dabas.  Recuerdo tan hermosamente la forma en que me calmabas…

 ¡¡Me dueles!! Me dueles tanto. Tanto que a veces siento que no respiro, tanto que te he gritado dormida y me despiertan mis propios gritos. Me dueles tanto que quisiera borrar el amor que me tengo y dedicarme solo a amarte, a consentirte, a besarte… como al principio.

Alguna vez me dijiste que fue demasiado… tal vez sí, tal vez me desbordé, tal vez no supe esperarte o comprender. Solo me dediqué a amarte a convencerte a asegurarme de que supieras mi sentir.

Quisiera también platicarte lo que he vivido… Es muy divertido y siento que he pasado una vida entera sin ti.  Chismes y chismosos a cada paso, te han abrazado, te han gritado y sabrá el diablo cómo pero yo me he enterado. Los odio!! Quisiera desaparecer y no escuchar!!

He movido la recámara 2 veces ya, dejaste muchas cosas que quisiera romper o quemar y no me atrevo… no con todas.

Estoy disfrutando incluso el extrañarte. Siento felicidad de haber podido soltarte y temo el día en que te encuentre cargando en brazos lo que tanto añoras…

Lo que te di es tuyo cariño. Lo que me diste hasta la eternidad será mío. Lo que vivimos para mí fue perfecto

Y sabes? No me arrepiento de nada, ni de abrir la puerta para que te quedaras, ni de cerrarla tras tu espalda para que te marcharas.
Todo fue perfecto, solo hay una sola cosa que lamento… 
Mi amor, no haber podido darte un último beso. 


Galhamar Ryg

No hay comentarios:

Publicar un comentario