lunes, 6 de octubre de 2014

¿Cómo diablos se hace para vivir felices por siempre?


A diario me llega esto a mi correo personal:

Querida Galhamar Ryg este es tu biorritmo para el lunes 6 octubre:
Hoy tu nivel intelectual es del 0%: podrías advertir dificultades de concentración. Tu nivel físico es del 42%: no realices esfuerzos musculares exagerados.
Por último, tu nivel emotivo es del 0%: te conviene postergar las cuestiones delicadas!

:/ Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Ando justamente así, hoy por los suelos, ayer bien, tranquila y contenta, mañana no sé ni me interesa.  Por ahí me dijeron que si no me dolía esta situación era un signo de madurez, sin embargo no estoy muy segura de ello, ya que como quiera que sea, tengo que vivir un duelo… dicen.
 El punto es la forma en que lo vivo:
Desde muy pequeña he enfrentado dolorosas pérdidas. Que si se murió el Max (un perrito) el espantoso día en que falleció mi abuelo. Mi primer rompimiento con un novio… noooo esperen!!!!
Ahora entiendo todo…

Vuelvo al inicio…  ¡¡¡Maldita sea!!!
Bien, hace unos días terminé mi relación. Una muy importante.  Y me siento muuuuuy mal. Honestamente (tengo la mala costumbre de escribir con honestidad) Me siento triste, enojada, con la sensación de que no terminó de manera justa.
Pienso en mí en estos últimos 3 años y me veo como una mujer entregada y atrevida. Aposté mucho en esta relación y lo hice con el corazón, con el estómago, con la cabeza, con la vulva, con tooodo lo que yo soy.  Lo hice pensando que este era “el bueno” jajajajajajajaj
¿¿Pero acaso alguien se relaciona con la idea de terminar algún día??? Yo no, yo siempre me he relacionado con la idea de quedarme ahí para siempre… como dice en los cuentos de hadas Y VIVIERON FELICES PARA SIEMPRE jajajajajja
Me resulta increíble cómo es que a estas alturas de mi vida no pueda comprender todavía mi interior, el muy muy profundo que eso es mentira.
En fin, al iniciar este escrito caí en la cuenta de algo. Desde el primer novio lo terminé por una razón: Ya había otro en puerta “mejor” que el que tenía.  Como me dijo recientemente una amiga ESTAMOS COMO LOS CHANGUITOS, NO TE SUELTAS DE UNA RAMA SI NO ESTÁS AGARRADA PRIMERO DE OTRA.

Eso es lo que me está doliendo. Que estoy sola. Me está doliendo la sensación de que fui engañada y me tragué un buen número de patrañas. Me duele la sensación de que me quedo sin “rama” Y aunque cualquiera en su sano juicio diría QUÉ BIEN FELICIDADES!!  A mí me duele. Por que es una sensación desconocida y además yo no tengo “sano juicio” todavía.

 Esta vez no terminé una relación porque ya quisiera estar con alguien más o porque esta rama no me diera lo suficiente o la otra fuese más atractiva. Nooo!!!
Esta vez decidí poner fin a una relación enferma. Una relación que con el tiempo se volvió fría e injusta.  Una relación quizás muy lejos del alcance de mi locura y que en resumidas cuentas me estaba quitando mucho más de lo que me estaba proveyendo.

Esta vez terminé mi relación por una sola razón: YO
No sé en qué momento ni de qué forma me di cuenta de que me amaba más a mí de lo que lo amo a él.  No sé a qué hora me di cuenta de que me estaba perdiendo a mí misma dentro de tanta gritería, llanto y locura.  Y decidí recuperarme, abrazarme, sostenerme.  Decidí ser congruente entre lo que pienso, digo, publico y vivo.  Decidí terminar porque me sentía seca, cansada y sin fuerzas. Y porque mi interior me reclamaba a cada momento ESTO NO ME SIRVE, ESTO ME LASTIMA, PARA YAAA!!!!
  Y sin embargo terminé mi relación con un dolor encabronado por no poder  decir ADIÓS, con el aguijón clavado por no poder darle un último beso, ni mirar sus ojos con amor.

Esta vez terminé una relación  igual que como la empecé: AMANDO, ENTREGANDOME Y APOSTANDO TODO  A MI DECISIÓN.
Afortunadamente el amor se quedó conmigo porque de mí nació. Y con gusto veo que sigo creciendo y que a pesar de lo que aparentaba o de lo que yo misma pensaba, no terminé siendo dependiente de él,  sigo avanzando, no se me acabó el aire ni las ganas de vivir. Tan solo duele perder así.

Y todo esto me recuerda lo que tantas veces me han repetido:
“EL DOLOR ES LA PIEDRA ANGULAR DEL CRECIMIENTO”
Y sí estoy creciendo… y sí me está doliendo.


Galhamar Ryg

1 comentario:

  1. "El amor no es un sentimiento fácil para nadie, sea cual fuere el grado de madurez alcanzado y la satisfacción en el amor individual, no puede lograrse sin la capacidad de amar al prójimo, sin humildad, coraje, fe y disciplina" (Fromm)

    ResponderEliminar