jueves, 23 de octubre de 2014

¡¡Alerta amiga!!

Mujer:

Acabo de leer tu carta, ya estoy en casa.  
El leerte me hace sentir el corazón lleno de gozo y reflexionar tantas cosas… El cómo nos castiga la sociedad a las mujeres “busconas” “calientes” ¿crees que exista una que no lo sea? Siempre he pensado que todas somos igual de ardientes, solo que algunas sí nos atrevemos a dar rienda suelta a nuestros deseos, a no esconderlos, a manifestarlos como se nos antoje. ¡¡Salud por ellas!! Me estoy echando una coquita bien helada =) 
También me hiciste recordar mis épocas de borracheras en las que esos deseos se disparaban… carajo!!! Parece que el alcohol hace efecto no en la sangre, sino directamente en la “coshinita” jajajajajajajaj Peor la danza si en la fiesta había amigos dispuestos a brindarle a una el “servicio”

También mujer me preocupa a veces el hecho de que puedas llegar a perder el control con el alcohol ¡eres tan joven! 
El alcohol es un arma de doble filo que por un lado te ofrece delicias emocionales, tranquilizantes mentales, placeres físicos y por otro lado te va acorralando de tal manera que con el tiempo ya no puedes decidir si consumirlo o no, simplemente se convierte en una obsesión mental y una necesidad física tan encabronada que no existe poder humano que pueda arrancártela

De todo corazón amiga, te deseo que nunca llegues a encontrarte en esta situación, porque mucho más allá de la familia, de la sociedad, de las parejas etc. El alcohol causa un sufrimiento terrible internamente, sientes que enloqueces y que no puedes ya vivir con alcohol ni sin él.  No me gustaría que pasaras por esa tortura. ¡¡Ponte alerta mi niña!!

Cuídate del alcohol como si fuera un veneno mortal, procura no consumirlo ni a cuenta gotas, si lo evitas seguro no correrás ningún riesgo, protégete de él por favor…  Has visto una película en la que el diablo ofrece a alguien riquezas incontables??  En ese tipo de historias la persona recibe todo eso a cambio de algo muy sencillo: Su alma. 
Seguro has escuchado algo así. De principio la persona goza de todo lo que obtuvo, es APARENTEMENTE feliz, rico y poderoso, pero cuando le toca pagar el precio conoce el sufrimiento, no de pobreza material, sino espiritual, conoce la angustia, el terror, el aturdimiento, la frustración, la tristeza… sufre de verdad.  El alcohol, para quien es un alcohólico, es el diablo. Y te roba el alma, recuperarla es doloroso.

Cabe mencionar que no sucede esto con todas las personas, el alcoholismo es una enfermedad, pero no todos la padecen o están propensas a padecerla. Hablo de las situaciones en las que “te picas” en las que no te detienes sino hasta que ya no puedas ni caminar. Beber de una forma normal implica CONTROLAR los tragos, el alcohólico es aquella persona que ya no puede hacerlo.

Quizás amiga, te parezca exagerado lo que te digo, pero si te sirve de algo sabe que no te hablo de una situación que no haya experimentado en mi propia vida. Sabe que te hablo con mi corazón y basada en una experiencia que no le deseo a nadie. Sabe que me causa vergüenza ser una “mala bebedora” que estuvo a punto de perderse por defender una botella.
Sabe que te habla una mujer que se olvidó hasta de sus hijos con tal de seguir bebiendo.
Que tuvo que humillarse y hacer cosas que no quería con tal de conseguir quien le diera más alcohol. Sabe que te habla una mujer que ofendió a su madre por oponerse a la vida que llevaba de destrucción, que casi le rompe un palo en la cabeza a su hermano en una “alusin”, que estuvo tirada en la calle por no poder ni si quiera sostenerse en pié por lo borracha que estaba, que perdió mucho más que dignidad, valor y prestigio por la forma en que vivía y sobre todo hermosa: ten en cuenta que te habla una mujer que Te ama, y quisiera decirte que si era necesario que yo atravesara ese camino para que tú no lo hagas entonces absolutamente todo valió la pena y tuvo sentido…

Con amor
Galhamar Ryg


Carta escrita a una amiga el 30 de Junio de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario