viernes, 19 de septiembre de 2014

El Orgasmo es de...

"¡¡¡¡¡¡¡Niñaaaaaa, déjese ahí¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡" 
"¿¿¿Por qué si se siente taaaan bien tocarse???
¿¿Por qué es sucio??¿¿ Por qué es feo??¿¿ Por qué no??  Si es mío, si además se siente calientito, si además sabe rico y me hace cosquillitas y me gusta sentir eso..... ¿¿¿Por qué no debo tocarme yo??? Por qué si este o aquel sí me tocan???" 

Tal vez.... sólo tal vez, de pequeña me obligaron a no tocarme
tal vez... sólo tal vez, de niña me convencieron de que no debía hacerlo aún a pesar de que otros me tocaran.
Tal vez... sólo tal vez, un día decidí tocarme a escondidas y hacerlo cuantas veces quisiera, pero no podía dejar de sentir algo de culpa y sobre todo no podía negar que mi vulva era para ser tocada y complaciente con otro, aunque no me gustara, aunque me lastimara, aunque sintiera asco.

A mí me enseñaron en silencio y con acciones que mi cuerpo podía pertenecerle a cualquiera menos a mí y que además no debía quejarme por ello y que además debía sentirme agradecida de que se fijaran en mi.... 

Ups¡¡¡¡¡¡¡ Ya no más¡¡¡ Este cuerpo es mío, es delicioso y lo toco cuando me apetece, y permito que me toque quien yo elijo para ello. 
Y hoy no puedo evitar el pensar y hacerme algunas preguntas: 
¿Cuántas mujeres aprendieron lo mismo que yo?
¿Cuántas hermanas mujeres no hay logrado DESaprender esto?
¿Cuántos hombres aprendieron que pueden apoderarse del cuerpo de otra sólo porque es mujer?
Cuando me apasiono y románticamente pienso en "cambiar al mundo" descubro que lo primero que debo hacer es tocarme y hacer este cuerpo mío sólo mío, ya que no puedo lograr un cambio exterior si no soy dueña si quiera de lo que realmente me pertenece y algo me dice que en algún lugar del mundo hay otra igual que yo que se libera y se disfruta y trabaja y goza su orgasmo..... 

Galhamar Ryg


No hay comentarios:

Publicar un comentario