martes, 30 de septiembre de 2014

El amo y señor!!!

Tan solo quería tenerte. Sentirte significaba estar bien, tranquila. Cantar sin temor, bailar sin reservas.   Esperaba ansiosa el momento mágico de encontrarte. No importaba todo lo que tuviera qué hacer antes. Cumplir con mis obligaciones laborales, las cuestiones de la casa, lo que hace toda “buena madre”. Sabía que al final de todo estarías tú esperándome.
Tan  solo deseaba sentirte. Desde el mismísimo instante en que te miraba, ya todo había cambiado, ya no había que temer nada. Ya no había qué hacer, ni qué pensar, ni qué decir. Ya tú estabas conmigo, ya nada malo podría pasar.
Cambiabas mis ojos y las cosas que a través de ellos percibía, todo era taaan maravilloso!! Cambiabas mis oídos y las cosas que a mí alrededor sonaban. Cambiabas mi mente y la forma en que esta se expresaba. Cambiabas mis emociones y las tornabas exageradas. La alegría contigo era euforia. La tristeza a tu lado era sufrimiento. El enojo podía tornarse en ira pero no importaba, tú sabrías qué hacer con todo eso y siempre, acertadamente actuabas. Mi tarea era solamente perderme en ti, olerte, saborearte, dejarme llevar por tus maravillas que eran tantas.
Tan solo quería sentirte, tenerte saberte en mí y te buscaba. Tenía la capacidad de encontrarte a donde fuera que estuvieses. A cualquier lugar iba por ti y me apresuraba a tu encuentro.   Aaaahhh, Gloriosos días que me quitaban el aliento!!!
Era feliz a tu lado, era infinitamente libre, infinitamente tranquila, infinitamente viva. A tu lado era poderosa, nada ni nadie podrían dañarme. Tú me dabas el valor y la fuerza para salir adelante. Tal vez me enamoré de ti, tal vez eras solo una ilusión.
Pero de pronto algo cambio, el querer tenerte se convirtió en necesitarte, el desear sentirte se convirtió en mi alimento y no había momento de mi día en que olvidara tu poder en mi interno.
Al despertar te buscaba y no podía dormir sin no era contigo.  Las cosas y obligaciones cotidianas pasaron a 2do término, lo único que importaba era tenerte, sentirte, disfrutarte. Te convertiste en mi obsesión y no paraba hasta saciarme de ti, hasta encontrarme de nuevo perdida en tus manos. Cualquiera cosa que hiciera era necesaria y sabía que nada sería suficiente con tal de conseguirte de nuevo. Estuve dispuesta a todo, rogar por ti, mentir por ti, llorar por ti, pelear por ti. Todo con tal de perderme otra vez, con tal de sentir ese alivio que me dabas, que sólo tú me dabas. Buscaba de nuevo la calma pero algo cambió, tal vez dejaste de disfrutar de mí, tal vez te cansaste de jugar y me mostraste la verdad.
Me ofreciste de inicio el paraíso sin decirme que después me harías tu esclava ya sea que yo lo quisiese o no. No me preguntaste si estaba dispuesta a pagar el precio.  No te importó destrozarme, arrastrarme, humillarme. No sé cómo ni en qué momento sucedió, sólo sé que cuando quise decir “YA BASTA” ya eras mi dueño, mi amo y señor. Cuando quise parar ya no había opción, vivía para ti y sin embargo amenazabas con matarme. Vivía para ti y te necesitaba para vivir. Me enredaste en un espiral descendente, un espiral veloz, cruel, oscuro y lleno de dolor. No había opción, ya todo estaba perdido.
Tuve que aceptarlo, enfrentarlo, sufrirlo. ¡Bendito alcohol! ¡Maldito alcohol! Ya no eras mi gran amor, ahora eras mi enemigo. El peor de todos, el más despiadado y maldito.
Tuve que aceptarlo, enfrentarlo, sufrirlo. ¡Bendito alcohol! ¡Maldito alcohol! ¿Qué es lo que has hecho conmigo? Ya no  eras mi alimento, ni mi fortaleza, ni mi relajación, ahora eras cruel conmigo, malvado, tirano. Ahora tú te aferraste a mí y aunque yo corriera lograbas alcanzarme. Lograbas alcanzarme, apoderarte de mí, vencerme. Mil veces intenté detenerte y ya era tarde. Mil veces te enfrente e intenté ganarte… Ilusa!! Tan solo te reías de mí.


Tenía que aceptarlo!! ¡¡¡Maldita sea!!! Aceptarlo!!!!  Sí, ¡Maldito alcohol! Me habías ganado.

1 comentario:

  1. Y llegaron a mí, sensaciones, remembranzas.
    Oh iluso de mí... que de mí no hablabas!!
    Ja ja ja.
    Pero ahora tú vas venciendo... VIENTOS HURACANADOS DEL NORTE!!!
    Espero sinceramente, que un día por fin, ya no tengas ninguna dependencia ni requieras de terceros para reinar totalmente de ti y puedas por fin ser absoluta AMA Y SEÑORA!!
    Saludos

    ResponderEliminar