lunes, 8 de septiembre de 2014

Amado Hijo:


Sabía que ese día llegaría, el día en que me dijeras con tus propias palabras tu dolor. Quisiera decirte amado hijo, que ya nunca más volveré a dañarte. Quisiera decirte que estoy arrepentida de todo lo que hice y que si volvieras a nacer lo haría distinto. Quisiera entrar en tu corazón y arrancarte el dolor o resentimiento que pudiera aún quedarte. Quisiera entrar en tu mente y extraer todos los malos recuerdos y dejarte solamente las partes hermosas que recuerdas de tu niñez.
Pero sería mentir porque soy tan monstruosamente humana que seguro volveré a equivocarme y seguro volveré a afectarte de alguna forma, aunque nunca haya sido mi intención lastimarte y nunca  lo será. Sería mentir porque afortunadamente no me arrepiento de mis pasos y si volviera a nacer volvería a andar el mismo camino porque gracias a ello hoy día soy la que soy y soy distinta de lo que antes fui, sin esas terribles experiencias yo no habría crecido ni me hubiera liberado ni hubiera vuelto a nacer y de la misma forma gracias a todo ello tú eres quien eres hoy.
Hoy comprendo que mi pasado es el mayor tesoro que tengo y es precioso por muy grotesco que esto pueda parecer.
Sería mentirte porque no puedo ni debo arrancarte el dolor o resentimiento, él te hará crecer y al igual que yo encontrarás tus propios recursos para sanarte, hacerlo sería evitar tu crecimiento y no soy nadie para evitarte crecer. Sería mentirte porque al extraerte los malos recuerdos te haría un perfecto inútil ante la vida. Ya que la vida está hecha de mil colores y formas, dolorosas algunas y maravillosas otras.
Amado mío!!! Aún recuerdo cuando de pequeño te arrullaba entre mis brazos y la de veces que te vi sonreír. Y hoy al verte convertirte lentamente en un hombre celebro que tu boca se llene de verdad, tan cruda, tan cruel, tan hermosa, como sea, celebro que tengas el valor y el coraje de expresar lo que hay en ti y lo que tanto tiempo habías guardado.
Celebro que tengas la capacidad de ver a tu madre como lo que es, una mujer. Una mujer Alcohólica, una mujer Puta, una mujer Rebelde, Loca.
Celebro que me aceptes como soy y que con tus propios recursos hayas sobrevivido ante tanta adversidad. Celebro tu fortaleza, tu fiereza, tu rebeldía y por supuesto celebro ser tu madre cada día.
Te amo con mi corazón


Galhamar Ryg

No hay comentarios:

Publicar un comentario